Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania

Sd12: inventario medido en objetos


Desde el inicio de mis tiempos como Narrador he buscado expresar el inventario de los personajes de una forma fácil y al mismo tiempo precisa. Más que al propio inventario, me refiero a las limitaciones de carga de los PJ. Y es que sin ellas las mochilas de los personajes se convierten en el bolso de Mary Poppins.

Pero contar los kilos de peso de los diferentes objetos me parece un poco engorroso, y además supone añadir una estadística más a cada objeto (su peso) y por tanto una columna más a las tablas de los objetos, sean armas o cualquier otra cosa. Por si fuera poco, para un elemento voluminoso no se contempla mayor carga que para uno del mismo peso, pero más compacto.

En uno de los cambios de formato de hoja de personaje que he hecho a lo largo de los años, incluí un inventario formado por una serie de cuadrados. Cada objeto debía ocupar un número de éstos. Este formato, que tan bien funciona en los videojuegos, fue pronto descartado. En primer lugar, porque lo interesante hubiera sido que los jugadores dibujaran, mejor o peor, los objetos; y muy pocos lo hacían. Por otro lado, igualaba los inventarios de todos los personajes, con independencia de su fuerza. Además, cada elemento seguía necesitando que yo dijera cuánto ocupaban. Por último, el sistema parecía adecuado para estar limitado por volumen, no por peso.

Hará cosa de un par de años me topé con un sistema sencillo que decidí probar. No recuerdo si lo leí en el manual de algún juego o en alguno de los muchos blogs que leo, pero la cosa era bien sencilla: en lugar de medir la impedimenta de los elementos en una medida de peso o volumen, se medía en «objetos». Es decir, se crea una unidad de medida mínima que es lo que cuenta como un objeto medio, y ese valor es aumentado para elementos más pesados o más voluminosos.

Si tomamos como base un elemento que pueda transportarse en una mano, como una daga o una antorcha, tendremos el valor para un «objeto». Un elemento más grande, como una espada, contará como dos objetos; y un largo y pesado mandoble lo hará como tres.

Luego es necesario medir la capacidad de carga de los personajes. Lo lógico es definirla en función de la característica de Fuerza. Esta estadística puede crecer indefinidamente para un PJ en el Sd12, pero como quiera que es una mejora cara (con respecto a otras posibilidades) los valores que suelo manejar cuando hago este tipo de cálculos son de entre 1 y 10, aunque la moda de la estadística se sitúa en algún lugar en torno al 4. Después de una serie de pruebas, decidí quedarme con 10 + 2xFuerza. Eso hace que los albos y cábiros que no hayan mejorado su Fuerza puedan llevar un total de 12 objetos, mientras que un aventurero muy fuerte (y hemos de entender que experimentado) alcance 30 o más. Sin embargo, lo habitual será encontrarse inventarios con unos 18 objetos de capacidad máxima.

Esta misma medida puede utilizarse para los medios de transporte, como bestias de carga, carretas o barcos, aunque sufre un pequeño inconveniente. Para valores grandes en la capacidad de carga, como en estos casos, el número de objetos deja de ser lógico y manejable. Que una carreta pueda transportar 400 objetos, por ejemplo, no significa que pueda llevar doscientas espadas. La idea de este sistema es que los objetos deben ser variados.

¿Qué les parece este sistema? ¿Cómo manejan el inventario en su mesa?