Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania, novela en construcción

Nuevo año, nuevos propósitos


No suelo escribir esas entradas que aparecen por doquier en la blogosfera con el cambio de año, pero en esta ocasión esta breve entrada tiene un claro motivo: romper la dinámica en la que había entrado este sitio. O, más que «dinámica», tendría que escribir «estática», porque la sequía dura desde el estío.

Podría ponerme a razonar motivos o esgrimir excusas (demasiado trabajo mal pagado, demasiados hobbies, ciclotimia), pero no creo que eso importe ahora. Lo que sí importa (al menos a mí) es que el blog fue dejado de lado pero no abandonado. Y ahora llega el momento del regreso. Dejaré el blog en barbecho un poco más (hasta que terminen las fiestas) para escribir con energías renovadas sobre todo aquello que me interese.

Tengo en reserva una decena de partidas y un montón de libros leídos pero no reseñados, y también tengo a medias ese proyecto que llamé «eSdlA, peli vs libro». Llevo tiempo sin poner nada de miniaturas por aquí, y he pensado que podría pintar algún ejercitillo a lo largo de este año (y del siguiente, supongo), aprovechando algunas iniciativas interesantes que han surgido por la red. Además, a estas entradas quiero sumarles una serie que lleva ya tiempo rondándome: descripciones de los castillos y casas fortificadas cercanos a mi hogar. Y por supuesto quiero contar cosas sobre mis libros para el año próximo.

Porque ese y no otro es mi propósito para 2016: publicar dos libros. Uno, la antología de relatos Lander: legado de reyes, está ya casi terminado y tengo en mi cabeza una fecha de publicación a finales de enero. El otro va a ser más difícil, pero quiero intentar que esté listo antes de cerrar el año. Ya les iré contando más cosas.

PD: Pasen las fiestas (felices o tristes, como les apetezca) y no se atraganten con los abundantes dulces y manjares.