Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania

Los Diarios Salvajes, sesión 9


Sigo intentando tener tiempo para escribir alguna entrada que no sea un sumario de vídeos, pero el asunto se me resiste. Diversos proyectos abiertos me lo impiden. Por fortuna tengo ahí al lado mi bien merecido mes de vacaciones, así que espero completar cositas dentro de poco.

En cuanto a los vídeos de esta tanda, el primero corresponde, más que a la propia sesión, a todas las anteriores de esta Subcampaña Salvaje, pues se trata del típico resumen que suelo hacer al inicio de la partida, pero extendido debido a que llevábamos más de cinco meses sin reunirnos. {Ya les conté por aquí lo del trabajo nuevo y lo de la publicación de Sonata de Mekania. Aprovecho ahora para decirles que, durante este fin de semana, y con ocasión del Black Friday, la novela estará en oferta, a solo 0,99 €, tanto en Lektu como en Amazon}.




Con el segundo vídeo hago una suerte de presentación del nuevo mapa de Mägero, creado por un servidor con el mismo programa de edición de vídeo que utilizo actualmente. Como puede verse, yo mismo me asombré en su momento del efecto que tuvo dicha ayuda de juego en el interés de los PJ por la Villa del Comercio.



Y ya por fin, las dos partes de la sesión. En ella sucedieron dos cosas de cierto calado (que se llevan el grueso de cada vídeo) y dos de menor importancia. Estas últimas son, por un lado, que Taür von Käskerkin sigue mejorando el negocio que regenta con la ayuda de los PJ. Y por otra parte que el grupo envió a su compañero Norâz a hablar con los mekranistas por esa bomba que Uzban Paläb colocó en su brazo artificial.

La parte graciosa de la sesión se la llevó el casting realizado por los jugadores con el fin de que Robdäl (el director de la obra teatral que los personajes están a punto de interpretar -«rol dentro del rol», dijo alguien- pudiera asignarles los papeles.



Y la cuota de acción fue para el final, cuando los Cayados trataban de llevarle a Linëq Kran la mercancía que este les había pedido recuperar.



Por mi parte ya estoy editando los vídeos de la siguiente sesión, que se jugó el fin de semana pasado, y al mismo tiempo preparando el estreno de "Las cinco pruebas de Läsarod". Así que en breve, mucho más.

Los Diarios Salvajes, sesión 8


Nueva tanda de vídeos. Corresponden a la última sesión jugada por el grupo, allá por primeros de junio.

Las partidas están a punto de volver a comenzar, después del largo parón veraniego. Mi carga laboral ha bajado lo suficiente, y como sabrán ya algunos de los que me leen Sonata de Mekania ha visto por fin la luz (ya les comentaré en otra entrada algunas cosillas interesantes). Así que ahora vuelvo a tener tiempo para preparar partidas y dirigirlas.

Eso significa que en breve tendremos más vídeos.

Por lo que respecta a esta sesión, fue una de esas que transcurren entre aventuras. En el primer vídeo los PJ tratan de averiguar más cosas sobre lo que sucedió con la Liga de Exploradores en Mägero hace cuatro décadas, y descubren que van a tener algún problemilla con la creación de esa especie de prisión-pecera en la que quieren guardar los frascos demoníacos.

Los otros dos describen la fiesta que la organización mekranista ofrece a la Reina Patrona. El grupo fue invitado como representación de Këlmaran, la nueva villa de los mekranistas al sur de las Tierras Salvajes, y podrían así contactar con algunas de las personalidades locales. Pero esto daba pie para que Manorroti (un actor al que los PJ habían espantado sesiones atrás) les metiera de lleno en un buen lío: la representación de la infame obra de teatro "Las cinco pruebas de Läsarod". Además, la violenta forma en que se puso fin a la fiesta fue aprovechada por cierto examigo del grupo para robar la llave que da paso a los niveles inferiores de la sede de los mekranistas.

A falta de alguna escena suelta, y si contamos con los montoncitos de ceniza (restos de vampiros) que se encontraron en la azotea del Escarabajo Dorado, los Cayados de Levante tienen abiertos un montón de frentes:

  • La aventura "The Sixfold Trial" (de "Council of Thieves") que voy a ir incorporando a su día a día durante la siguiente ochana -lo que casi seguro serán varias sesiones-. NOTA: Aunque esta "Senda de aventuras" ya está siendo publicada en español, dejo en inglés los títulos porque yo manejo dicha edición.
  • La aventura "Ashes at dawn" (del adventure path "Carrion Crown") en la que aún no han contactado con el verdadero gancho y, por tanto, de la que nada saben. Aunque ya se imaginaron que les acabaría salpicando.
  • La aventura "What lies in dust" (también de "Council of Thieves"), para lo que falta que su examigo se ponga de nuevo en contacto con ellos. Es decir, mismo estado que la anterior.
  • Cierta trama basada en las aventuras que aparecen en el tocho de "Ptolus". Los PJ no tienen ni idea de qué se esconde tras esto, pero durante sus aventuras se encontraron a un bebé con una marca de nacimiento en forma de cruz o espada que le cubría toda la cara, y algún tiempo después con un cachorro de hienántropo con una mancha blanca en la frente, con la forma de una corona o diadema.
  • Y ya que hablamos de aventuras de "Ptolus", todavía tienen que llevar el cadáver de la niña dentro de su ataúd de cristal para cumplir con la misión de Linëq Kran, en cuya oficina encontraron cierta estatua de oro que les interesó bastante.
  • Además de esto, algunos personajes están esperando a que diversos PNJ les envíen mensaje para aprender habilidades nuevas o mejorar las que ya tienen.

Les dejo con los vídeos y voy a ir preparando alguno de estos puntos para la siguiente sesión.




Los Diarios Salvajes, sesión 7


Y aquí estamos de nuevo.

Sí, ha sido una larga pausa. En algún sitio (no aquí) ya conté que se debe al trabajo que comencé a finales de abril. Me convertí de la noche a la mañana en artesano heladero, así que como comprenderán la cantidad de trabajo en estos últimos meses ha sido abrumadora.

Y además, por si fuera poco, la musa no me ha abandonado este verano, así que tengo a punto de caramelo la conclusión de Sonata de Mekania (espero poder ponerla en preventa el próximo 4 de septiembre, cuando nuestro grupo de juego cumpla trece años).

Todo esto quiere decir que he estado con dos trabajos (vocacional por un lado y por otro el que permite pagar facturas), y no me ha quedado demasiado tiempo. Entre otras cosas, nuestro grupo lleva sin sesiones desde primeros de junio, y ni siquiera he tenido tiempo para editar los vídeos de la última.

Les dejo aquí los vídeos de la penúltima sesión, que llevan colgado ya un tiempo pero no llegué a presentar por aquí. Y en breve, mucho más.