Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania

Año y medio de blog

Pues sí, este sitio ya tiene un añito y medio, y hoy vamos a hablar un poco de su desarrollo.
Durante los primeros seis meses (de finales de junio a diciembre de 2008), se editaron un total de 27 entradas (aunque 20 eran únicamente del mes de septiembre).
El siguiente medio año (de enero a junio de 2009) fueron 34, y un poquito más repartidas. De hecho, 3 de ellas aparecieron en el otro blog, que inició su andadura en junio.
En el último semestre (de julio a diciembre de 2009) se han editado 58 entradas; de ellas 23 en el otro blog. Aunque es cierto que en este último mes (sobre todo, desde que estoy de baja) se han realizado 26 de ellas.
Lo bueno es que eso marca un crecimiento en el mismo periodo del 215 %. No está mal.
Por otra parte, como se habrán dado cuenta, coloqué un contador de visitas a comienzos del mes de octubre, que arroja las siguientes cifras:
Total de visitas:
Páginas totales visitadas:
¿El futuro? Seguir en la misma línea de publicaciones (salen un total de 91 entradas en este año -entre los dos blogs-; es decir, una entrada cada 4 días), para intentar llegar a las 120 entradas (una cada 3 días). Tengo también que incidir en la "Frase de la semana", porque parece que pasan meses antes de que lo cambie. Y en los próximos días añadiré un reproductor con algunas canciones de Immediate, para darle vidilla a las visitas.
De momento, algo que mi querida Eva llevaba tiempo pidiéndome: que subiera sus dibujos:

Vaire en 56 mm (I)

La verdad es que pensaba que ya les había presentado esta figura, y me alegro de no haberlo hecho todavía porque ha cambiado mucho desde entonces. La mini pertenece a la línea Warlord Saga de Andrea Miniatures, y, por supuesto, la adquirí en e-minis:

Esta espléndida figura fue de las primeras horneadas para la línea, y, como fan de la misma, no tardé mucho en hacerme con ella. Otra cosa, como siempre, es pintarla. Desde el principio tuve claro que esa miniatura representaba a Vaire, el personaje de mi querida Eva en el mundo de Lüreon, así que el color azul debía sobresalir sobre el resto. Así que empecé por la capa, con un fantástico turquesa, no sin antes preparar la peana (pegué una pequeña rama a modo de árbol, que acompañaba el movimiento del viento, y con masilla blanca realicé sus raíces y algunas piedras parecidas a la que proporcionaba la figura) e imprimar; también usé masilla verde y sustituí la coleta por un pelo largo y suelto:

Como pueden ver, había hecho el tono base para la piel, los ojos, la capa completa, el faldón completo (aunque la había cagado al intentar pintar una media luna, y tendría que repetirlo) y las piernas (como si llevara medias, o algo así). Pasó el tiempo, y pinté el color base del pelo y la peana al completo, y, como seguía sin gustarme que la figura mostrase tanta cantidad de piel (nunca me queda bien), pinté el torso con el mismo color de las piernas. ¿En qué estaba pensando? ¿En lycra?

Mientras pintaba la capa, por supuesto, me había dado cuenta del fallo que cometí al limar (lo pueden ver claro en la última foto). Así que me lié la manta en la cabeza y supe que había que hacer algo... aunque hasta hace un par de semanas no supe qué. Con decisión, enganché la masilla verde y mis herramientas de esculpir (un abre-cartas, el mango de un pincel viejo y un palito) y me puse manos a la que yo creía sería larga obra: realizar una camisa que ondeara al viento. Y la verdad, no tardé más de media hora en quedar contento. Tan contento, que también aumenté la cantidad de pelambrera. Y, aún más, convertí esa especie de faldones en una única falda de amplio vuelo, con la típica raja sexy en un lado. Joer, y eso que plástica siempre me costaba... También me sucedió algo curioso: la parte de la masilla que queda más abajo, más alejada de las partes 'fijas' de la figura, una vez seca quedó... ligeramente elástica; podías mover el faldón arriba y abajo, y luego volvía a su sitio despacito. Como podía ser un engorro para pintar, se me ocurrió (además de ponerle una gotita de pegamento donde el faldón toca con la piedra) darle un par de pinceladas con el endurecedor de uñas de mi novia; además, como eso creaba una capa gruesa, me servía para tapar las imperfecciones de mis útiles improvisados.

Naturalmente, ya que estaba, arreglé todos los desperfectos que vi en la figura... así que fue como volver a empezar:
Ahora ya tengo la imprimación (les dejo primero una imagen del paso anterior para que puedan comparar, y vean que si uno se atreve, no es tan difícil):

La magia en Lüreon

En Lüreon, el Poder adopta múltiples formas. Por supuesto, están las runas duergas, que pueden grabarse en todo tipo de objetos fabricados y, si el practicante es bueno, en casi cualquier superficie; y la Iglesia de Antim, con sus tatuajes y sus armaduras rúnicas; está la magia dracónica, que consiste en doblegar la voluntad de los espíritus naturales; y la magia alba, que solicita su favor.
Pero hoy hablaremos del Poder que uno puede aprender en el Erial Pedregoso, el lugar donde se encuentran las Escuelas Libres. Allí, los vientos de la magia son aprovechados para, mediante cuidadosos procesos que requieren una gran técnica y concentración, modelar el mundo. Siglos atrás, los fundadores de aquel lugar construyeron cinco grandes edificios, porque entendían el mundo como la unión de cinco elementos:
Invocatio (lat. "invocación"): que puede manipular la energía o abrir una vía de Poder.
Nigrae Ars (lat. "arte negra"): que manipula el poder de la oscuridad y tiene control sobre lo muerto.
Perturbatio (lat. "cambio"): que modifica las propiedades de criaturas, objetos o situaciones.
Praesidium (lat. "protección"): que guarda a su objetivo, o lo encierra, o desvela una información.
Veneficium (lat. "hechizo"): que afecta la mente del objetivo, teniendo poder sobre lo vivo.

Cosmogonía

Toqueteando un programita (CMapTools) para realizar grafos y diagramas en árbol (con la idea de usarlos para ir uniendo las diversas tramas de Lüreon, y que luego no se me quede nada en el tintero), se me ocurrió revisar la teoría planaria. Éste es el resultado:


Deben darse cuenta de que, en realidad, se trata de algo en 3D, y el programa no está pensado para ello; pero bueno, es mejor que mi último intento con el paint. Como imagino ya supondrán, el Plano Material y los cuatro Planos Elementales se encuentran a la misma altura del diagrama, y el Plano Energético y el de la Sombra son los vértices de sendas pirámides (es decir, que todo esto debería formar un gran dado de 8 caras). Polvo, Ceniza y Metal se encontrarían en las aristas y Humo, Hielo, Barro, Electricidad y Vapor en las caras del poliedro.

La arpía azul

Desde que comencé a publicar las fotos del proceso de pintado de Alatriste, y ver los buenos resultados que estoy consiguiendo con la cámara, tenía ganas de mostrarles esta figura. La pedí hace ya tiempo, por supuesto, a mi tienda habitual de e-minis; es una figura de la marca Andrea (en su línea 'Chicas'), que lleva por nombre simplemente 'Arpía (80 mm)'. Gracias a esta foto me interesé por ella:

Naturalmente, para montarla, aunque no realicé ninguna personalización, sí dejé mi propio sello: eliminación de los cuernecitos, limado de las marcas que los pezones dejaban en las tiras de cuero, re-posicionamiento de las manos; y seguro que alguna otra cosilla:

Por supuesto, lo más llamativo es el pintado. Para la piel, traté de crear un tono bastante claro, realicé las luces convenientes, y luego, para las sombras, comencé a darle un tono azulado. En ciertas zonas (bajo los pechos, en las manos, los muslos y la frente) el tono levemente azulado daba paso a manchas muy fuertes de azul, como para hacer olvidar el aspecto terreno de la arpía. Luego, con un tono más claro, hice algunas líneas en diferentes partes del cuerpo, simulando venas bajo la blanca piel:

Como pueden ver, los cueros están muy poco tratados, únicamente el tono base y alguna luz individual, pero todo en tonos oscuros que no destacaran sobre el color del terreno. Para el taparrabos me lo curré un poquito más, empezando en un rojo oscuro y sombreando hacia un azul purpúreo:

Así, este simple pedazo de tela sirve de nexo entre la parte superior de la mini (principalmente azul) y las botas de su parte inferior (de marrón rojizo). Para realizarlas, se le dio un tono cercano al Marrón bestial, y luego se iluminó con un poco de naranja y se sombreó mezclando azul. La manchita es otro sello personal: tras imprimar, me di cuenta que una protuberancia delgada se había escapado al proceso de limado, y se me ocurrió la idea de pintar una especie de mancha de nacimiento.

El otro gran elemento de la figura, las alas, simplemente se deben a sucesivos pinceles secos sobre el tono azul oscuro:

Como ven, el pelo rubio destaca sobre el resto, dirigiendo la mirada hacia la parte superior de la figura. Creo que fue un acierto lo de los ojos (el color y el "maquillaje"); me doy cuenta que tal vez debiera también haberle pintado los morritos:

Al final, el resultado fue ampliamente satisfactorio, y, aunque no goza de la pulcritud de otros trabajos posteriores, es de las pocas minis que tengo acabadas en esta escala:

Grave lesión

Dolor... Muchísimo dolor...
Eso diría el pelirrojo de Destino de Caballero.

El caso es que me he jodido, y bien jodida, la rodilla. De momento, tengo que esperar hasta el 28 para que vuelvan a verme, porque en urgencias no fueron capaces, debido a la hinchazón y a la mala salud habitual de mis rodillas, de discernir la gravedad de la lesión. Supongo que me tendrán que hacer una resonancia, pero como tenga roto el cruzado anterior... me arriesgo a pasar por quirófano.
Mi escaso consuelo es saber que ahora sí tendré tiempo de estudiar para la primera convocatoria.
¡Por favor! ¡Dejad comentarios para animarme!

¡Ay, que m'he partío el alma!
Eso diría Sombraoscura, el de Huérfanos Electrónicos.

La última del año

Esta vez no hay foto de grupo (las suelo hacer yo, y ese día no tuve ganas de enganchar la cámara), así que iremos poco a poco:

Los primeros, un servidor, como Narrador, y mi querida Eva, con la discípula del dragón, Idriel, que sigue con su papiroflexia.
(Por si alguien tiene dudas, el Narrador es el de la barba roja).

Luego estaba Rob, que, fallecido Jirebrak, se entretenía con el druida Meril (de Anabel) y el mercenario Balkar (de Alex).

Estooo... Vamos a suponer que Guille se metió demasiado en el papel de su hechicera Olië.

Ana pillada en flagrante carcajada. Por supuesto, llevaba a Lethan, el cazarrecompensas.

Aunque las minis se ven bastante mal, la pantalla del Narrador, de Conan RPG, es impresionante.

Para retomar la Fortaleza del Cuervo, los jugadores se decidieron por el plan de Llakardros, dividiendo sus fuerzas en tres, formando ellos mismos el grupo nº 1, que llevaba el peso de la batalla. En la pizarra, un mapa esquematizado, el plan por orden secuencial y la composición de los grupos.

De nuevo, Eva con sus papelitos, y el Narrador lanzando un dado. No fue una de esas partidas con tiradas abrumadoras en contra de los jugadores, aunque sí hubo varios momentos de tensión cuando cinco de los personajes quedaron con los Puntos de Vida reducidos de tal manera que un ataque con éxito los hubiera eliminado.

Y bueno, a falta de figuras para representar a una naga, se usó el tapón de la cola blanca.

Las bromas con las florecillas seguían, claro.

Fin de otra encuesta

Como algunos sabrán, durante la última semana dejé colgada una encuesta. Sólo han respondido dos personas, pero bueno...
La pregunta era si sería adecuado pasar las crónicas fotográficas de las partidas al otro blog, para que así todo estuviera en el mismo sitio. La única que esgrimió un argumento contrario fue mi querida Eva, que argumentó sobre la conveniencia de mantener todo lo 'visual' en el mismo sitio. Precisamente, añadirle algo más visual a Los Dos Imperios era mi intención.
Así que, ya saben, a partir de ahora, lo que sean estrictamente partidas (fotos, resúmenes, aventuras, personajes de juego,...) lo encontrarán en aquel sitio, y en este blog se mantendrá todo lo que tenga que ver con las novelas (aunque trate de la ambientación de Lüreon y, por tanto, se relacione con las partidas), con literatura en general, con miniaturas y con cualquier otro rollo friki.

Alatriste en 56 mm (IV y último)

Pues después de un largo trabajo, la miniatura del capitán Alatriste ya está terminada. Lamentablemente, le hice las fotos después de aplicar un barniz mate, y aunque a simple vista no hay diferencia, con las fotos no he conseguido la nitidez de las últimas ocasiones.
Aquí tienen una imagen general:

Empezaremos por lo mismo que acabábamos en la entrada anterior: la capa. Para realizar las sombras comencé por aplicar de nuevo la capa base (Rojo Rackham), aunque respetando las luces conseguidas; luego difuminé hacia el suelo, buscando la mezcla de la base con Rojo Costra y Rojo Entrañas. Cuando estuve contento con el resultado, manché la parte baja con aguadas de Marrón Quemado y Hueso Deslucido, además de crear pequeños rodales con varias tintas (Verde, Amarilla, Marrón).

Luego fui completando detalles que se habían quedado a medias; como la correa que sujeta la capa o los cierres de la casaca:

Naturalmente, aproveché para reparar los pequeños errores que comentábamos el otro día. Y, por supuesto, el paso principal para dejar la mini acabada era finiquitar la cara, que, como recordarán, sólo tenía las sombras hechas. Se han añadido las luces, y marcado los pómulos mediante una pequeña aguada muy controlada de rojo, y lo mismo con violeta para las ojeras. Otro detalle fue darle pinceladas largas con una mezcla muy diluida de Azul Hielo y Gris Piedra para simular la barba (en la foto anterior verán mejor el efecto general):

A lo largo del proceso de pintado se me había ocurrido simular una herida en el brazo izquierdo, que explicaba el porqué de esa postura. Así pues, manché la manga, la mano, la pistola, las botas y el suelo con Rojo Costra y Rojo Sangre, y, tras acabar el barnizado general en mate (Game Color, de Vallejo), di a estas zonas otro más con Barniz Brillante:

Y bueno, durante la última partida llegó la sorpresa: en realidad querer acabar la figura antes del 17 de diciembre porque en ese momento se cumplían dos años desde que la compré era una tonta excusa, y lo que pretendía era finalizarla para el 15 de diciembre, y así poder regalársela a mi commaster. Querido amigo, ¡felicidades! Así es como se quedó Guille al entregarle sus regalos:

La Fortaleza del Cuervo

El pasado domingo nuestro grupo de juego se reunió una vez más para disfrutar de un día de frío, lluvia y rol. Esta iba a ser nuestra última partida antes de que termine mis exámenes (segunda semana de febrero), así que todos acudíamos ansiosos por jugar.
Sin embargo, tardamos bastante en comenzar, a pesar de quedar pronto como es habitual en nosotros, y cuando el cielo oscurecía y di por finalizada la sesión, únicamente habíamos llevado a cabo tres encuentros de combate. Eso sí, fueron los más intensos e importantes de toda la aventura (los PJs tomaron una ruta que les llevó casi directamente hacia el líder de los ogros), y los Cayados de Levante lograron triunfar una vez más, ayudando a los Dragones Negros a liberar la Fortaleza del Cuervo.
Todavía quedan un par de cosillas por hacer, pero prácticamente hemos acabado el tercer episodio (para nosotros, el primero) de Rise of the Runelords: Hook Mountain Massacre. Prácticamente no he tenido que trabajar en la adaptación, pues Pathfinder nos trae de nuevo una sensacional aventura, pero aquí expongo algunos de los cambios.
- Tanto los sucesos como las localizaciones fueron jugados tal cual.
- La región de Varisia se transformó en Zalisdonia, y las diferentes poblaciones que aparecen en el módulo (todas en zonas al límite de la civilización) se han concentrado en la colonia de Trasutür, el enclave que une el imperio zalí con las Tierras Arrasadas.
- La organización de los Black Arrows (Flechas Negras) fue cambiada por la de los Dragones Negros, ya que era el clan del Dragón quien protegía la frontera zalí en siglos anteriores.
- La zona alrededor de la Hook Mountain quedó sin nombre, pero básicamente se mantuvo la distribución geográfica. Los ogros y semiogros, así como los PNJs quedaron también sin cambios. Lo único que hice fue añadir, aprovechando que el grupo tenía que retornar a Trasutür, unos cuantos aldeanos que ayudaran también en el asalto. Esto permitió dividir las tropas en tres grupos, con el aliciente estratégico que conllevaba.

El mes de Tramontana

Desde abril teníamos el calendario de nuestras aventuras muy parado. Con esta entrada nos ponemos al día con respecto al momento real de juego, a falta de que los Cayados de Levante (que están mucho más atrasados) completen el mes de Ventada. Hasta aquí todo lo que dio el último mes del Ciclo de los Soles 5043.

1 de Tramontana
Los Cayados de Levante llegan a Belta, donde investigan los robos de tumbas.

2 de Tramontana
Los Cayados de Levante encuentran a Faran, decrépito y sin memoria. Durante los siguientes días su trato con Idriel irá refrescando sus recuerdos.

5 de Tramontana
Las Garras del Fénix participan en la toma de los Saltos Gemelos.

12 de Tramontana
Los Cayados de Levante se internan en las ruinas de Itandör.

18 de Tramontana
Las Garras del Fénix rescatan el martillo de la Tumba del Viejo Oso.
Los Cayados penetran en el Torreón Sänaja, en el Bosque de Biritua, con la intención de atentar contra la vida del Usurpador. Faran asiste al asalto sobre Trabian; recuperada su memoria por completo, Belärthrinox le lleva hasta el extremo occidental del Bosque de Floravia (100 leguas en una sola noche), donde inicia un largo viaje de vuelta a poniente.

22 de Tramontana
Los Cayados de Levante llegan a Albor. Durante los siguientes dos días, tratarán de encontrar una cura para la enfermedad propagada por el moho negro.

24 de Tramontana.
Muerte de Jirebrak van Jert.

25 de Tramontana
Faran abandona las tierras zalíes.

29 de Tramontana
Las Garras del Fénix llegan a Faëlaron.

31 de Tramontana
Faran llega a la capital de Urgan, donde asiste al ataque que, sobre su puerto, realiza el Imperio de Zalisdonia.

32 de Tramontana
Consejo tribal de Kveldulf.

34 de Tramontana
Faran llega a Antagis.

Mekranistas

A mediados del CS 5036, un escándalo salpicó el noticiario de Basa, capital de Zalisdonia: en una alejada comunidad minera se había cometido una serie de asesinatos. Cuando todo se destapó, resultó que el criminal había sufrido un accidente a consecuencia del cual perdió una pierna, y que ésta había sido sustituida por una especie de ingenio creado a la sazón por un grupo de Magos Rojos. Se echó la culpa de la locura del sujeto al enlace mágico necesario para su funcionamiento, y esa clase de intervenciones fueron prohibidas por el Imperio; todas las investigaciones del grupo se destruyeron. Sin embargo, la mayor parte de sus miembros continuaron su trabajo, exiliándose al norte para huir del freno imperial. Hasta el día de hoy se mantienen aislados, esperando el momento en que revelar todas las ventajas de sus inventos, aunando tecnología y magia para tratar, principalmente, de mejorar la vida y la sociedad.

Un poco de tiempo con los Cayados de Levante

Mañana tenemos partida con el grupo oriental, y será la última hasta mediados de Febrero. No sé si recordarán el resumen de la anterior partida, pero sí es cierto que sería bueno adelantar algunas horas la narración sin que se necesite la correspondiente interpretación.
Tras 'limpiar' (en sentido rolero, claro) la cabaña de los semi-ogros y rescatar a los tres únicos supervivientes de los Dragones Negros, nuestros héroes descienden de las colinas en dirección a Trasutür, la principal colonia zalí en las Tierras Arrasadas. El grupo busca a un adecuado cirujano-barbero, que arregla un poco el muñón de Norath, todo lo que queda de su brazo derecho, y limpia las heridas del resto de heridas.
Ante la impaciencia del duergo, que quiere saber dónde puede hacerse construir un brazo mecánico, el viejo doctor le recuerda que los Mekranistas fueron prohibidos por el Imperio, y que toda esta organización se exilió en los desiertos septentrionales. La búsqueda, al parecer, está lejos de haber comenzado.
Mientras tanto, algunos de los hombres de la colonia han decidido ayudar a los Dragones Negros a recuperar la Fortaleza del Cuervo y acabar con la amenaza de los ogros. Una veintena de personas viajan hacia las montañas, y los Cayados de Levante van con ellos.

Alatriste en 56 mm (III)

Pues esta vez sí que las siguientes imágenes representarán el momento actual del pintado (al menos, en el momento en que escribo esto). La miniatura está prácticamente acabada, a falta de realizar las sombras de la capa, retocar diversos fallos y, sobre todo, terminar el trabajo de la cara, que, como recordarán, quedó a falta de algunos toques de color y de algunas luces. Como siempre, lo primero es una imagen general desde la izquierda:

Como vi que la cara quedaba con bastantes sombras, realicé un plano más corto, donde podemos ver el trabajo de luces y sombras en la chaqueta (fíjense que está iluminado cada cuadrita del relieve), pero además algunos de los fallos que comenté antes (manchas de blanco en el cuello, el borde del sombrero con un color raro,...):

En esta otra imagen general pueden ver el trabajo que hace falta en la cara, y también el detalle del pañuelo terminado (y yo que pensaba que eran unas plumas cuando imprimé):

También se habrán dado cuenta de las botas, que, además de los pasos que comentábamos hace unos días, se han añadido sombras del color base (Marrón Vómito) con diferentes tintas (sobre todo, Tinta Marrón Avellana, Tinta Carne y Tinta Marrón), además de manchas con Tinta Verde y Tinta Azul. Luego, al ver que el resultado era demasiado amarillento, realicé un vitrificado con la misma gama de las tintas marrones, desde la parte superior a la inferior. Sigue quedando bastante más claras que en la portada del libro que tomo como referencia, pero considero que el conjunto queda espectacular.

También se habrán dado cuenta de la pistola; realizada con una mezcla de Hojalata y Boltgun, luces con Plateado Mithril y manchados de Tinta Marrón, Tinta Azul y Tinta Negra junto al cañón.

Con la misma técnica se pintó la empuñadura de la espada larga, aunque para los filos se usó una base de Azul acerado (Rackham) y Cota de Malla, con un resaltado de este último y un poco de Tinta Azul. En la siguiente imagen pueden ver también el trabajo en la parte inferior del sombrero (como ven, los dos tonos de azul se van fundiendo sin una frontera clara entre ellos):

Y aquí, las luces y sombras de su parte superior, que, como corresponde a una zona luminosa, están más forzadas.

Por último, otra imagen del sombrero, donde también podemos ver las luces en la capa, realizada con Rojo Rackham (Rackham, claro) y luces de Rojo Napoleónico (Andrea) y Marrón Vómito (Citadel). La idea es buscar un tono anaranjado que coincida con el de la portada.

Ya ha comenzado el Año del Pionero

Tal vez ya no recuerden aquella entrada en que les hablaba de las adaptaciones que realizo habitualmente para mi doble campaña de Las Garras del Fénix / Los Cayados de Levante. Y tal vez no sepan que para mí el año compienza en Septiembre (es decir, que yo considero cursos lectivos), entre otras razones porque en ese mes de hace cinco años fue cuando comenzó la andadura de nuestro grupo de juego.
La idea en aquella entrada que les decía es que el Estío de la Lanza de Dragón (es decir, el verano que nos pasamos con aventuras basadas en módulos publicados para Dragonlance) tendría que haber sido sustituído por el Otoño del Pionero (período en el que usaría los módulos de Pathfinder). El caso es que, en primer lugar, nos hemos retrasado en las partidas; y, en segundo, después de la del 13 de este mes no volveremos a jugar hasta mediados de Febrero (un poco más, y nos comemos también el invierno); por último, pero no menos importante, está el hecho de que los de Pathfinder son un buen montón de módulos, y todos con mucho jugo (por lo que ocuparemos bastante tiempo con ellos). Resumiendo, que en lugar de un otoño, nos tiraremos el año entero (o más) con este tema.
De momento, hemos empezado con un adventure path (es decir, una campaña que, si usáramos D&D o derivados, nos llevaría desde el nivel 1 hasta el 20). En concreto se trata de Rise of the Runelords (El alzamiento de los Señores de las Runas), adaptada para los Cayados de Levante, aunque saltándonos las dos primeras aventuras (una era demasiado típica: unos trasnos asaltando un pueblo; y para la otra no era el momento: seguir las pistas de unos asesinatos). Mientras tanto, las Garras del Fénix, que andan un pelín más atrasadas, se contentan con otro adventure path aparecido tiempo ha en la revista Dungeon, más concretamente, Age of Worms (sí, Era de los Gusanos).

Por fin al día

Hace dos domingos las Garras del Fénix tuvieron su último escarceo antes del parón navideño (que tendremos que aprovechar para estudiar). El resumen podrán leerlo en breve en el otro blog, pero de momento les pongo algunas escenas del día.
En primer lugar, el grupo al completo: de izquierda a derecha; mi querida Eva, con Vaire y Nali; Alex, que llevaba al norteño Jarad; Guille, con Vilem, que miraba nervioso a Syrio; Rob, que jugaba con Grar; Ana, con Lenara; Alfredo, nuestro rapiñero gnomo Taffel; y Anabel, con el duergo Lompûr.

Un servidor atiende a uno de sus jugadores, con su jarra ya medio vacía. Al fondo, el expositor con mis miniaturas.

Alex y Rob también atentos a la partida, mientras Gui posa para la cámara.

Se habrán dado cuenta que Ana lleva una manta sobre los hombros, y eso se debe a que nuestros jugadores acuden a la llamada del Narrador llueva, nieve o tengan fiebre.

Y aquello dio lugar para hacer unas cuantas bromas.

Últimamente, en mis partidas también se practica papiroflexia. Y es que lo digo siempre: el rol es más que rol.

Y por lo que respecta al juego, una escena de la partida, con Vilem y Vaire trapicheando para 'traicionar' al grupo.