Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania, novela en construcción

La magia en Lüreon

En Lüreon, el Poder adopta múltiples formas. Por supuesto, están las runas duergas, que pueden grabarse en todo tipo de objetos fabricados y, si el practicante es bueno, en casi cualquier superficie; y la Iglesia de Antim, con sus tatuajes y sus armaduras rúnicas; está la magia dracónica, que consiste en doblegar la voluntad de los espíritus naturales; y la magia alba, que solicita su favor.
Pero hoy hablaremos del Poder que uno puede aprender en el Erial Pedregoso, el lugar donde se encuentran las Escuelas Libres. Allí, los vientos de la magia son aprovechados para, mediante cuidadosos procesos que requieren una gran técnica y concentración, modelar el mundo. Siglos atrás, los fundadores de aquel lugar construyeron cinco grandes edificios, porque entendían el mundo como la unión de cinco elementos:
Invocatio (lat. "invocación"): que puede manipular la energía o abrir una vía de Poder.
Nigrae Ars (lat. "arte negra"): que manipula el poder de la oscuridad y tiene control sobre lo muerto.
Perturbatio (lat. "cambio"): que modifica las propiedades de criaturas, objetos o situaciones.
Praesidium (lat. "protección"): que guarda a su objetivo, o lo encierra, o desvela una información.
Veneficium (lat. "hechizo"): que afecta la mente del objetivo, teniendo poder sobre lo vivo.

1 comentario: