Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania

Alatriste en 56 mm (IV y último)

Pues después de un largo trabajo, la miniatura del capitán Alatriste ya está terminada. Lamentablemente, le hice las fotos después de aplicar un barniz mate, y aunque a simple vista no hay diferencia, con las fotos no he conseguido la nitidez de las últimas ocasiones.
Aquí tienen una imagen general:

Empezaremos por lo mismo que acabábamos en la entrada anterior: la capa. Para realizar las sombras comencé por aplicar de nuevo la capa base (Rojo Rackham), aunque respetando las luces conseguidas; luego difuminé hacia el suelo, buscando la mezcla de la base con Rojo Costra y Rojo Entrañas. Cuando estuve contento con el resultado, manché la parte baja con aguadas de Marrón Quemado y Hueso Deslucido, además de crear pequeños rodales con varias tintas (Verde, Amarilla, Marrón).

Luego fui completando detalles que se habían quedado a medias; como la correa que sujeta la capa o los cierres de la casaca:

Naturalmente, aproveché para reparar los pequeños errores que comentábamos el otro día. Y, por supuesto, el paso principal para dejar la mini acabada era finiquitar la cara, que, como recordarán, sólo tenía las sombras hechas. Se han añadido las luces, y marcado los pómulos mediante una pequeña aguada muy controlada de rojo, y lo mismo con violeta para las ojeras. Otro detalle fue darle pinceladas largas con una mezcla muy diluida de Azul Hielo y Gris Piedra para simular la barba (en la foto anterior verán mejor el efecto general):

A lo largo del proceso de pintado se me había ocurrido simular una herida en el brazo izquierdo, que explicaba el porqué de esa postura. Así pues, manché la manga, la mano, la pistola, las botas y el suelo con Rojo Costra y Rojo Sangre, y, tras acabar el barnizado general en mate (Game Color, de Vallejo), di a estas zonas otro más con Barniz Brillante:

Y bueno, durante la última partida llegó la sorpresa: en realidad querer acabar la figura antes del 17 de diciembre porque en ese momento se cumplían dos años desde que la compré era una tonta excusa, y lo que pretendía era finalizarla para el 15 de diciembre, y así poder regalársela a mi commaster. Querido amigo, ¡felicidades! Así es como se quedó Guille al entregarle sus regalos:

1 comentario:

  1. No es la foto exacta que plasma la cara que puso, pero si se asemeja mucho, a esto se le añade algo de tembleque en las manos y ya teneis a Guille abriendo sus regalos XD Muchas felicidades de nuevo.

    ResponderEliminar