Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania

Fin de otra encuesta

Como algunos sabrán, durante la última semana dejé colgada una encuesta. Sólo han respondido dos personas, pero bueno...
La pregunta era si sería adecuado pasar las crónicas fotográficas de las partidas al otro blog, para que así todo estuviera en el mismo sitio. La única que esgrimió un argumento contrario fue mi querida Eva, que argumentó sobre la conveniencia de mantener todo lo 'visual' en el mismo sitio. Precisamente, añadirle algo más visual a Los Dos Imperios era mi intención.
Así que, ya saben, a partir de ahora, lo que sean estrictamente partidas (fotos, resúmenes, aventuras, personajes de juego,...) lo encontrarán en aquel sitio, y en este blog se mantendrá todo lo que tenga que ver con las novelas (aunque trate de la ambientación de Lüreon y, por tanto, se relacione con las partidas), con literatura en general, con miniaturas y con cualquier otro rollo friki.

2 comentarios:

  1. Yo te puse que hicieras lo que quisieras, es tu blog y según como se te haga más fácil, ordenado, etc pues mejor...

    ResponderEliminar