Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania, novela en construcción

Un tomo más

Mientras repasaba todo lo sucedido en la campaña de las Garras del Fénix tras, como les dije, comprobar que el Ciclo de los Soles 5044 se acabó en la última partida, fui añadiendo resúmenes previos a cada una de las partes en las que dividiré mi, espero 'éxito literario'. El segundo de los tomos, titulado hasta ese momento "Cantos de Ronda e Interregno", contenía lo siguiente:
El viaje Canalburgo -> Oël -> Isla de Viola (tengo que cambiar ese nombre!!) -> Plano de Fuego -> de nuevo Oël -> Arras (Consejo de Naciones) -> Tierras Salvajes (Cretogar); el combate contra el dragón negro; y luego, la división del grupo: los enanos hacia el sur, y el resto de nuevo al norte, para enfrentarse al Hacha Roja. Todo ello sazonado con las típicas historias secundarias, entre las que se encuentra la de Jirebrak, testigo directo del asedio a Derbior.
Como pueden ver, una gran cantidad de viajes y aventuras, que resultarían en un tocho desproporcionado con respecto al primero. Así pues, he decidido cortar por lo sano y dividir toda esta parte en otras dos, aprovechando el punto de inflexión que supone la muerte de Tenebrix el Negro. Las dos partes serían: "Cantar de Interregno" y "Rondó por las Tierras Salvajes".

1 comentario:

  1. Mucho tomo, pero ¡¡¡yo quiero tener el primero enterito en mis manos lo antes posible!!!
    No se si será un éxito, pero que nadie me discuta que eres el nuevo Tolkien.

    ResponderEliminar