Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania

Prolíficas semanas

Hoy, de nuevo, he tenido que currar. Casi ni me acordaba. Afortunadamente, han sido cinco semanas muy bien aprovechadas. Pasemos a resumirlas:

- En cuanto a mi segundo trabajo (todavía no remunerado), durante las dos últimas semanas conseguí escribir al menos 3 horas cada día, y he conseguido dejar terminados dos capítulos completos de Balada paelia. Con eso, ya llego al 25 %. Naturalmente, todavía quedarían muchos repasos y cambios en la forma, pero el contenido es definitivo (y eso es lo que más me cuesta).

- Y de estudios (que pasado mañana tengo cuatro exámenes !!!), en la primera semana, todavía en julio, dejé encarrilado el primer cuatrimestre del nuevo año, al terminar los resúmenes de asignatura y media.

- De lectura, el verano ha ido bien surtidito. He logrado terminar algunos de los que tenía pendientes desde hace tiempo: El retorno de la sombra (Historia del Señor de los Anillos I), Los cuentos perdidos I (Historia de la Tierra Media I), Las crónicas de Elric I (Elric de Melniboné y La Fortaleza de la Perla), Brisingr (Saga de El legado III), además de devorar (como siempre) dos libros de la saga del mundodisco de Terry Pratchet, Ladrón de tiempo y La verdad.

- En cuanto al pintado de miniaturas, conseguí terminar la base para la mini de Idriel, y comencé a pintar a Vilem (¡en tonos negro-militares!).

- El gran damnificado de este verano es el rol, porque casi no he tocado ni personajes ni aventuras. Lo solucionaremos jugando cada quincena durante mucho, mucho tiempo.

- Recién mudado a Sagunto, recorrí día tras día sus calles, y visité todo lo interesante. Eso, en la primera semana. En la siguiente, renové mi DNI (que tenía caducado desde hace dos años y medio) y mi carnet de conducir.

- Y, por supuesto, este año, sí. Las dos últimas semanas de agosto, mi querida Eva y yo (junto con Syrio, Faran y Beldar) nos fuimos a Benidorm. Tiempo aprovechado al máximo que, como siempre, llegó a hacerse corto: paseos, piscinas, helados, gofres, Terra Mítica, compras, cena en Lucciano y China Town, la compañía de dos parejas en dos fines de semana distintos,...

En fin, tremendas vacaciones...

2 comentarios:

  1. Lo cierto es que han sido unas grandes vacaciones, lo peor es que ya se terminaron... Pero bueno, por lo menos este finde ya hay partidita jeje. Y tu a escribirrrr.

    ResponderEliminar