Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania, novela en construcción

Guerra en color: Los cuarenta enanos


No soy muy amigo de hacer propósitos para el año entrante, y mucho menos de hacerlos públicos. Por un lado porque en mi cabeza el año lectivo, el que empieza en septiembre, está todavía vigente. Por otra porque supongo que los buenos propósitos suelen olvidarse hacia febrero o marzo.

Pero lo que sí me gusta es planificar proyectos y dividir tareas en problemas más pequeños. Como muestra de ello recordarán la planificación de la campaña de los Cayados de Levante.

Así que para afrontar el gran número de miniaturas que tengo sin pintar (unas diez veces las que tengo pintadas), he decidido plantearme a mí mismo un pequeño reto: pintar durante el próximo año todas las figuras de raza enana de mi repertorio. Bueno, todas no; tengo unas pocas minis de plástico y un par de máquinas de guerra que quedan como opcionales. Así que el objetivo se centra en pintar los personajes y grupos de mando que adquirí hace ya una porrada de años.

Suman cuarenta miniaturas, así que es un reto que me va a ser complicado cumplir. Y eso que durante el último año he «aprendido» a darle al pincel un poco más rápido, pero aún así me puedo tirar perfectamente con una figura de este tamaño un fin de semana entero. El problema entonces es ponerse a ello, sin dejar de lado mis otras aficiones ni, por supuesto, la vida real. Aún así, voy a intentarlo. Al menos me servirá para bajar la cuenta de miniaturas por pintar.

También es verdad que he llevado a cabo una pequeña gran trampa, alargando el año a casi trece meses, ya que empecé la semana pasada, y ahora tengo una figura pintada. ¡Sólo quedan 39!


2 comentarios:

  1. Jajajaja, animo con esos 39 enanos, que son bajitos y ¿Cobardes...? Bueno, algo de eso.XD

    Que bonito los propositos de fin de año: adelgazar, hacer deporte.... pintar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, por eso lo que decía; que luego, ¡a saber! Si al final yo creo que todos los años hacemos los mismos...
      Pero bueno, a ver si así me animo y el año que entra pinto un poco más.
      ¡Un saludo!

      Eliminar