Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania, novela en construcción

La primera huelga documentada

Os dejo con una pequeña nota del número 100 (el presente) de la revista Historia National Geographic:

HUELGA EN LA CONSTRUCCIÓN (Hacia 1155 aC)
Corría el año 29 del reinado de Ramsés III, soberano de la dinastía XX, y la situación en Egipto no era nada boyante. Más bien todo lo contrario. Los obreros que construían las tumbas del Valle de los Reyes recibían con tal retraso sus provisiones que decidieron adoptar una inusual medida de presión: acordaron dejar de trabajar, lo que hicieron tres veces. El relato de esta primera huelga de la historia nos ha llegado merced al denominado "Papiro de la huelga de Turín". Quizá lo redactó Amennakht, el escriba que, según se refiere en el "Ostracón Cairo", se hartó de las demoras en las entregas y marchó al templo funerario del faraón Horemheb, donde se hizo entregar 46 sacos de trigo.

La Historia está con nosotros, así que ya saben: ¡A por nuestro trigo!


No hay comentarios:

Publicar un comentario