Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania, novela en construcción

Una fortaleza de mármol

El grupo principal sigue tras la pista de la "Figura del Rey", persiguiendo a unos albos hacia el interior de Lustal. En esta ocasión no tuvieron ningún inconveniente, y tras pasar por un templo-arboleda abandonado, llegaron a la Ciudadela de Mármol.
Las Garras del Fénix se sorprendieron al encontrarla completamente abandonada. Afortunadamente, unas monturas encontradas en un establo y un hilillo de humo procedente de su fogata les pusieron sobre aviso: el grupo al que perseguían se encontraba allí. Eso sí, camuflados bajo el albo disfraz los enemigos eran en realidad imperiales.
El combate fue duro, y las runas de la escuadra de élite complicó las cosas de nuestros PJs. Afortunadamente, no sufrieron ninguna baja, y los dos únicos supervivientes de entre sus enemigos se rindieron.
Ahora bien, ¿por qué estos imperiales han atacado a sus compatriotas en el Santuario de Huiron bajo el disfraz de lustalíes? ¿Se podrán fiar de ellos los PJs? ¿Dónde se encuentra la "Figura del Rey?

No hay comentarios:

Publicar un comentario