Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania, novela en construcción

La leyenda de los Guardianes

Ayer noche fuimos a ver Ga'hoole: la leyenda de los Guardianes, y lo que encontramos se nos antojó, a los cuatro, completamente distinto de lo que habíamos pensado. En general, a uno le hablan de una peli en la que los protagonistas son búhos y lechuzas parlantes y no piensa en una lucha épica entre el bien y el mal, en la que personajes con mucha experiencia a la espalda hacen de mentores de unos jóvenes ilusionados que se ven enfrentados a un mundo cruel que no entienden, y en la que las relaciones fraternales deben supeditarse a una moral digna y honorable.



¿A alguien le suena el argumento? Sí, claro, es la trama que comparte toda historia épica que se precie. Pero Zack Snyder (Watchmen, 300) no busca ser original, sino simplemente emocionar.
Creo que tres son los elementos que le permiten hacerlo:
  • Los paisajes: El film atraviesa por muy diversos lugares, pero todos ellos transpiran una magia que no puede dejar de maravillarnos.
  • La música: La banda sonora logra arrastrarte desde el tranquilo comienzo hasta el épico final, incluyendo los extraños cantos de Twilight, el guerrero-poeta.
  • La expresividad: Teniendo en cuenta que en la historia no se ve ni un humano (los únicos personajes que no son búhos o lechuzas son una serpiente, un puerco espín, y unos cuervos), la expresividad de la mirada (junto a otros elementos muy bien conseguidos, como el movimiento de alas y demás) es esencial.
 ¿Alguien lo dudaba?

Como decía más arriba, no tenía idea de qué iba a encontrarme, ya que no había visto ni un anuncio, ni una reseña. Al finalizar, al comienzo de los créditos, vi que estaba basada en una serie de libros, en concreto en los tres primeros (de 15): The Capture, The Journey, The Rescue, escritos por Kathryn Lasky, de Australia. Este es el logo de los libros (si pincháis, accederéis a una wiki sobre los mismos):


Lo que me deja alucinado es la cantidad de personajes de la serie (muchos han sido tratados en la película únicamente de pasada). En fin, que si estuvieran en castellano, ya me los estaría leyendo.

No tenía ni idea de por qué se llamaban 'titos'... Una Tyto Alba es una lechuza común, como ésta.

5 comentarios:

  1. Sólo puedo decir una cosa y ya la he dicho en otros momentos.
    Peliculón.

    ResponderEliminar
  2. Coincido contigo, me encantó, creía que iba a ser más infantil, pero me sorprendió gratamente, aunque creo que me hubiera gustado igualmente, ya sabeis como soy... me poneis animalitos hablando y disfruto como una enana.

    ResponderEliminar
  3. Me la apunto, aunque no sé que tal para llevar a los peques, es muy adulta la peli o los niños la entenderán?

    Un abrazo¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. Opino que los niños van a disfrutar tanto como nosotros, está claro que tiene un trasfondo que puede que no lleguen a entender, pero al fin y al cabo es una peli de niños, creo no equivocarme cuando os la recominedo a toda la familia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, Fatelux... Una peli para toda la familia, en la que cada cual podrá sacar jugo de alguna cosa.

    ResponderEliminar