Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania

Beldar en busto (y V)

Como voy bastante ocupado, os pongo la última parte del pintado de esta mini, que ya tenía pintada el mes pasado. Son sólo un par de pasos, pero la verdad es que estoy muy contento con el cambio final.

En primer lugar, un paso doble, en el que pinté el cuero de la sujeción de la hombrera y el fondo de la propia hombrera junto con el protector frontal. En el primer caso, con rojo oscuro (luces en carne) y en el segundo con dos tonos diferenciados: azul y metal azulado. Aquí podéis ver los colores y el resultado.





Y por último pinté muy disimuladamente las cuerdas del correaje y los cordones de la camisa, así como el bronce de las protecciones. Para el bronce usé una mezcla que me ha dado muy buenos resultado siempre: una mezcla de hojalata y metalizado, que voy clareando poco a poco; posteriormente, con una mezcla muy aguada de tintas verde, marrón y negra se hacen las sombras de forma normal; además, unos toques de Verde antiguo (Rackham) le da ese tono de verdín ideal (en esta miniatura casi no lo usé).
Finalmente, utilicé esta misma mezcla aguada de tintas para definir toda la figura, perfilando todas las uniones de distintos materiales (carne/camisa, pelo/camisa, ...). Eso le da al conjunto una mayor nitidez y limpieza. Ahí van las últimas imágenes.









Pues nada más. Muchas gracias por haber seguido el proceso.

1 comentario:

  1. Bueno, evidentemente hasta que no vea el busto en persona, no te puedo dar un veredicto final, pero de momento ya te adelanto que está muy bien. Me gusta especialmente la hombrera, que junto con la cara es el rasgo más característico (es que esa cara de "te estoy mirando mal" es muy buena).

    ResponderEliminar