Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania, novela en construcción

Libros leídos (último tercio de 2010)

Siguiendo con este tipo de entradas que a nadie importan, salvo al autor de este santo blog, pongo las obras que he ido leyendo en los cuatro últimos meses del año.

Septiembre
Artículos, de Larra
Comentarios Reales, del Inca Garcilaso

Octubre
Inundación Castálida, de sor Juana Inés de la Cruz
Coloquios espirituales y sacramentales, de González de Eslava
La travesía del Viajero del Alba (Narnia, libro quinto), de C. S. Lewis

Noviembre
Nada

Diciembre
¡Nada!

Como podéis ver, no he leído en los últimos meses, ya que he estado mucho más ocupado que de costumbre con la carrera y el rol. Y de los cinco libros leídos, cuatro eran de los estudios (el de Larra, genial; el resto, un asco) y sólo uno por gusto (y la versión cinematográfica es mucho mejor, como en el resto de la serie de Narnia).

2 comentarios:

  1. Vaya, pues son unos cuantos! Peeeeero si sólo te ha gustado uno o dos...

    En fin, que me alegro que vuelvas a publicar por aquí chavalote.

    ResponderEliminar
  2. Lo bueno es que ahora tendré mucho más tiempo para leer, y en cuanto llegue junio tendré más libertad de elección...

    ResponderEliminar