Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania, novela en construcción

Diario de campaña 126: tumularios y licántropos

Nuevos comienzos para nuestro grupo: un nuevo personaje para sustituir al fallecido Taffel, y una nueva aventura tras las siete sesiones en el valle de Bosquesquilmado. Fueron sólo cuatro los jugadores que el domingo pasado acudieron a la llamada de los dados, pero la cosa funcionó muy bien.

Fue una partida tranquila, cuyos obstáculos debían ser bastante fáciles (para que Qiren, el nuevo personaje, fuera incorporándose al grupo, y el jugador pudiera adaptarse a llevar un guerrero). Sin embargo, resultaron demasiado sencillos, y en ambos combates Qiren no llegó a luchar, porque los dos tanques del grupo se encargaron de eliminar las amenazas antes de que pudiera intervenir.

Comencé la partida en la siguiente parada habitual en la nueva calzada entre Canalburgo y Leze, la taberna de la Vela Expoliada, que estaba siendo reformada para poder hacer de posada con un nivel un pelín mejor. Allí los jugadores pudieron rolear la entrada al grupo del nuevo personaje (y no se lo pusieron fácil, la verdad). Durante la noche, el lugar fue atacado por ocho tumularios, que fueron eliminados sin demasiados problemas. Luego, el grupo rastreó el camino seguido por estos mórtidos para alcanzar sus túmulos: agujeros excavados en una colina de granito y donde pudieron hallar a un alma maldita encerrada en su sarcófago.

Ojos de serpiente para el Narrador
Tras solucionar el problema, el grupo continuó su camino hacia las fuentes del Mirenio, pues buscaban la Guarida del Guardián. Poco después de abandonar la calzada encontraron una cabaña que decidieron visitar, al comprobar que a pesar de parecer habitada, la chimenea estaba apagada. Bien pudiera ser que, simplemente, su dueño hubiera salido a dar un paseo, pero a Jarad le había llegado olor a licántropo en los alrededores, y al llamar a la puerta y no obtener respuesta, decidieron entrar sin permiso. Afortunadamente para el dueño, que se encontraba en la cama, delirando y casi moribundo por una dosis demasiado alta de celidonia menor, tomada creyendo que le ayudaría a no transformarse en licántropo tras ser mordido por uno.

El grupo se separó, y mientras los dos albos cuidaban del anciano, y Nali se quedaba en el porche, Jarad rastreó el lugar en busca de los licántropos. Éstos, que eran cinco, decidieron dividirse para atraerlo lejos de la cabaña y atacar al grupo restante con mayor facilidad. Sin embargo, Nali se encargó de los tres que realizaban la ofensiva antes incluso de que los albos acudieran en su «ayuda», y Jarad, enfrentado finalmente por los otros dos, eliminó con facilidad a uno y capturó al otro con vida. Descubrieron así que los licántropos habían mordido al anciano para aumentar su manada y tener, así mismo, un lugar adecuado para usar como madriguera.

La partida acabó después de estas dos breves escenas, tras una partida entretenida y con bastante cháchara de personajes (creo que menos que de jugadores).

4 comentarios:

  1. Tengo una pregunta desde hace tiempo... ¿Cómo explicas en la trama y en el grupo de aventureros TANTO cambio en el número de jugadores? Introducir uno nuevo en el fondo es fácil... ¿Pero sacar personajes una partida sí y otra no, o que desaparezcan durante varias? Y según tengo entendido, muchas veces ni siquiera lo sabéis hasta la propia partida...

    Me interesaría conocer como lo hacéis, que ando buscando soluciones para mi mesa xD

    Un saludo! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante pregunta, señor P.
      Al principio de la campaña, hace ya varios años, con una mesa bastante más estable en cuanto a su número de personajes (éramos más jóvenes, y la vida real se componía de un número de obligaciones menor), siempre me curraba alguna excusa para que el personaje quedara atrás.
      Ahora, efectivamente, sólo sé seguro los jugadores que vienen días antes a la partida (jueves o viernes suele ser lo habitual, aunque a veces hay sorpresas). Y, como bien dices, el grupo varía muchísimo de partida en partida. Así que a veces ni busco una excusa,o simplemente digo que los personajes que faltan han ido a cazar o a «buscar refuerzos».
      Durante estas partidas (y las siguientes) tengo la suerte de contar con la caravana de suministros que sigue el camino de los personajes, una o dos jornadas por detrás, así que los miembros que faltan del grupo pueden estar haciendo de «enlace» o incluso, en caso de que los que falten sean dos o tres el grupo puede haberse dividido para explorar una zona más amplia, pero es algo que están haciendo tras el telón de fondo, sin incidentes, y no merece ser narrado.
      También me servirían enfermedades (normales o mágicas), heridas, indigestiones o venenos, o cualquier otra cosilla que pueda reducir la efectividad del miembro del grupo. Y si ya de paso me sirve para sacarme una o varias partidas de la manga, mucho mejor (como cuando uno de los jugadores fue papá y faltó durante seis meses a las partidas, y entonces me monté una serie de aventuras en la que el grupo tenía que fabricar una poción para que regresara del coma).
      Espero que todo ello te haya dado alguna idea que te sirva.
      ¡Nos leemos!

      Eliminar
    2. Muchas gracias por contestar tan rápido! :D

      Joder!! Lo de la cura para el coma es enorme!! La verdad es que si te gusta inventar, construir, y contar historias, sea de la forma que sea, cualquier razón es buena para despertar nuestra imaginación!! :P

      A nosotros lo que más nos cuesta es reunirnos cuando alguno falla... Siempre acaba saliendo eso de "bueno, mejor cuando estemos todos..." Y en parte es verdad, siempre gusta reunirse con todos tus colegas... Pero cuando, como decías, las obligaciones van aumentando... Pues resulta muy muy difícil... En fin, creo que voy a empezar lo que hacéis en vuestra mesa, convocar el día "X" a jugar, y ver como responde el grupo xD
      Iremos informando en el blog :P xD

      De nuevo, muchas gracias! :D

      Y seguir así, que en silencio me leo TODAS vuestras crónicas :D Y las de adaptación de aventuras!! Creo que el punto de vista de master que va pensando como encajar las piezas que consigues plasmar es muy muy útil e interesante, me da muchas ideas sobre como trabajar y, lo que es más importante, se ve muy muy poquito en la red (al menos de esa forma tan personal) En fin! Que no lo dejes! :D

      Eliminar
    3. Nuestro grupo está conformado por siete jugadores, además de un servidor, y yo hago partida con que haya al menos tres. Aunque cuantos más mejor, claro...
      Y me alegro de que te guste. Muchas gracias por tus comentarios, ¡espero que podamos seguir jugando, y haciendo las crónicas, por mucho tiempo!

      Eliminar