Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania, novela en construcción

Reseña: El pintor de batallas

Dos años después de Cabo Trafalgar, en el 2006, Alfaguara publicaba la siguiente novela de Arturo Pérez-Reverte: El pintor de batallas.

Se trata de una obra con una cantidad de acción prácticamente nula, pero cuya trama es particularmente intensa. Todas las escenas son o bien diálogos entre los dos protagonistas, o bien recuerdos de uno de ellos. Faulques, fotógrafo de guerra, ha decidido «colgar la cámara» y se dedica a pintar un mural que ocupa todo el interior del torreón donde reside. Ivo Markovic, soldado en Yugoslavia y cuyo rostro le valió a Faulques premios y reconocimiento, le visita en su torreón y le anuncia que va a matarlo. Entre ambos se suceden entonces diversas charlas en las que conocemos parte de la historia de ambos, mientras se van intercalando con los recuerdos de Faulques sobre su vida con Olvido Ferrara (nombre irónico donde los haya).

Por supuesto, la obra está teñida con el sentimiento antibélico que recubre muchas de las novelas del autor. Tanto los temas concretos como el tipo de narración hacen de esta obra una suerte de contrapartida a Territorio comanche, con la diferencia de que en esta ocasión todo parece mucho más personal: los años pasados desde la guerra no han anulado en los personajes sus efectos sobre la psique, y simplemente han sustituido el horror debido a la maldad humana por una sensación de pérdida.

Se trata de una novela que debe leerse despacio, como deslizándose por sus líneas, para poder apreciar todos los matices psicológicos que van recorriendo sus personajes, los cuales están construidos capa sobre capa hasta parecer, a todos los efectos, personas de carne y hueso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario