Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania, novela en construcción

El mes de Mistral

Una vez más, otro pedazo de historia de la Campaña de los Dos Imperios. Poco a poco, la historia va llegando al momento actual.


2 de Mistral
Las Garras del Fénix observan la destrucción causada en Derbior.

3 de Mistral
Un único barco parte de los muelles de Derbior en dirección a Zalisdonia. En su interior viajan Jirebrak van Jert (como diplomático enviado para pedir alimentos y rebajas en los derechos de comercio), así como los restos de los Matadragones.

13 de Mistral
Las Garras del Fénix llegan a Antagis, en la Confederación Alana.

14 Mistral
Los duergos de Lompûr se encuentran con el Cryomante, que les entrega la llave elemental. Taffel, que ha conseguido escapar del Nigromante, les conduce a Antagis, donde se reúnen con el resto del grupo.

17 de Mistral
La horda del Hacha Roja, liderada ahora por un gigante poseído por un demonio de fuego, asedia Mekania.

20 de Mistral
Las Garras del Fénix llegan a los vacíos restos de Mekania.

26 de Mistral
Jirebrak y los restos de los Matadragones llegan a la corte de Basa.

32 de Mistral
El grupo conocido como los Cayados de Levante llega a Mïtabon, en las Colinas Verdes.

36 de Mistral
Se produce la Última Batalla de las Fuentes.

39 de Mistral
Los Cayados de Levante regresan a Basa.

40 de Mistral
Las Garras del Fénix pasan por Cruce de Gualtesia. Allí descubren un nexo al Plano de la Sombra, donde se enfrentan a la locura del dragón púrpura.

1 comentario:

  1. Por fin llegamos al momento donde todos mis personajes aparecen en la historia jejeje.

    ResponderEliminar