Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania

Escritor encarrilado

Vamos a ir concretando lo que he ido haciendo este verano. Naturalmente, empezaremos por mi pasión, la escritura. mi incipiente primer libro ha dado un gran salto hacia adelante. Como ya saben, la historia (Cantata de los Dos Imperios) ha estado siempre muy clara, pues no es más que la novelización de la campaña que jugamos en nuestro grupo de rol.
El primer tomo, Balada paelia, debe llevar desde la reunión del grupo hasta el Asedio de Canalburgo. Sin embargo, hasta el verano pasado no habia llegado más que hasta el primer capítulo, y los héroes habían quedado en una olvidada gruta en las colinas que circundan Basilte (villa antes conocida como Var'as-tir). Y durante el año, por culpa de los estudios, no conseguí avanzar nada.
Como ya les comenté en una entrada anterior, durante las dos semanas pasadas en Benidorm, he modificado algunas pequeñas cosas en el prólogo, he re-escrito todo el primer capítulo y he añadido un segundo. Ahora el grupo ya ha encontrado a Vilem y a Eläratran, y ha salido del enclave del Concilio de la Balanza en la Marca del Ángulo, Ars Lömendor (anteriormente conocida como fortaleza Vïstara).
Ahora, antes de continuar con el tercer episodio, debo preparar el interludio sobre la capa raída, donde aparece el siempre querido personaje de Peristerio. Pero eso será después de la convocatoria de septiembre.

5 comentarios:

  1. Ahora Vïlem va sin diéresis?
    Bueno, aleégrome de volver de tierras galegas (partiendo de allá con gran pena no creáis. Vaya pedazo de monasterio... Y biblioteca.), para ponerme de nuevo en liza. Un saludito gente.

    ResponderEliminar
  2. Lo que tenias que haber hecho es traerte al druida... por cierto y fotos?
    Yo lo que tengo ganas es de leerme el libro entero y ya publicadito XD
    Parece ser que este NArrador nuestro no se lleva bien con las diéresis... a mi también me la quitó.

    ResponderEliminar
  3. Una lástima que el pobre vaya a estar aguantando Turigrinos durante unos días (aunque encantado de ser el master del universo en ese monasterio).
    Fotos no tengo más que una, por que se nos olvidó cámara, y con el móvil no se podía plasmar la grandeza de algunas cosas.
    Yo tambien tengo ganas de leer, pero además del prólogo, y sus respectivas revisiones, no he visto más. Es el secreto mejor guardado desde que asesinaron a Kenedy. Lo de publicarlo, ya es tenerlo terminado, y buscar una editorial que no viole sus derechos de autor sin vaselina. Así que me iré montando una. "La Imprenta de Lüreon" por ejemplo.
    Lo de la diéresis es normal, a mí me pasa lo mismo con los acentos, las comas, los punto coma, puntos y aparte y un etc. Maldito messenger.

    ResponderEliminar
  4. Oye, a ver qué pasa con las diéresis.
    A Vaire se la quité porque Tolkien la ponía para que sus lectores ingleses pronunciaran la -e, pero en realidad, el mismo hubiera preferido no ponerla. Y no olvidemos que en Lüreon, la diéresis indica sílaba tónica, por lo que si no la quitamos sonaría Vairé.
    Para Vilem, creo que nunca lo llevó. Lo que sí pusimos al inicio fue una tilde (Vílem), pero para el tiempo en que empecé a usar la diéresis, decidí no resaltar la sílaba tónica de las palbras llanas (que, como en castellano, son la mayoría).

    ResponderEliminar
  5. Pero Pero Pero... Y me lo dices ahoraaa?

    ResponderEliminar