Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania

Vilem en miniatura (I)

Y esto es lo poco que pude pintar durante estas vacaciones. Perdón por la calidad de las tres primeras fotos, pero fueron tomadas en un móvil por una mano no muy experta (la mía).
La mini es de un legionario, como se ve, de Latorre Models:

Ahora bien, el tipo se parecía bastante a Russell Crow en Gladiator, así que probé a cambiarle la cabeza, desesperanzado porque de esta escala (54 mm), no es que tenga muchas piezas sobrantes. Sin embargo, descubrí que casaba perfectamente con la cabeza de un mago de Andrea Miniatures (Khaerus, de la serie Warlord Saga). Además, dudé entre simular con el pintado que se había herido el brazo, o colocarle un escudo (ya que lo veía muy caído, muy estático), optando por esto último. Aquí pueden ver el despiece desde más cerca (aunque igualmente borroso):

A la hora de pegar puse un pelín extra de pegamento en la unión del cuello, tratando de que, al salirse por los bordes, pareciera una camisa. Sin necesidad de usar masilla, así es como quedó:

Luego apliqué una horrible capa guía en marrón, que me provoca más dolores de cabeza que otra cosa. Así que, conforme me decido a hacer una zona, primero la imprimo:

En esta vemos, un poquito mal todavía, que he tratado de envejecer la piel de la mini, aunque todavía queda mucho trabajo de sombras. Lo que sí está prácticamente finalizada es la capa. La idea es que fuera tirando a negro, pero como es muy difícil de iluminar (si usamos gris, parecerá gris), me tiré por el marrón-verdoso tipo militar, por lo que usé sobre todo el RLM grey de Tamiya como color de luz máxima. El resultado, al menos en mano, es el de un paño gastado. Ahora faltará mancharlo y rozarle los bordes:

6 comentarios:

  1. Como pintor no tienes parangón.
    Pero como fotógrafo...

    Estoy deseando verla. Rob ya me dijo que está guapísima. Y eso aumenta mi impaciencia.
    ¡¡¡This is Lander!!!

    ResponderEliminar
  2. La cámara tampoco es que sea de profesional... hace lo que puede.
    Yo también tengo ganas de ver mis minis terminadas... en especial unos elfos que me regaló el primer año de novios, y vamos para el cuarto...

    ResponderEliminar
  3. Vista en persona es muy distinta y mola más! Yo también quiero una miniatura de Grar guapa guapa!

    ResponderEliminar
  4. Bueno, la idea es ir teniendo una buena colección de las "minis de Lüreon". Cuando las veo en e-minis siempre trato de ver quién es, pero, claro, la cosa es complicadilla. Además a esa escala no son baratas. De momento tenemos a Faran, Vaire, Vilem y Nali, un veterano imperial y un Mago Carmesí, Enzo Ïmolok y dos de su gente, además de dos arpías, un ogro, un minotauro, y un enjendro reptiliano.

    ResponderEliminar
  5. Ah!, y algunos orcos, claro.

    ResponderEliminar
  6. Y, por todos los dioses, dos meses después leo 'enjendro'... ¡Ah!, que esto me pase a mí...

    ResponderEliminar