Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania, novela en construcción

Reseña: El espolón del wyvern

Hace un par de entradas (lo que vienen siendo 3 meses, al ritmo actual), hice una pequeña reseña de El tatuaje azul, la primera de las novelas que componen la trilogía de los Reinos Olvidados. Hoy me gustaría continuar con  la segunda de las novelas, El espolón del wyvern. Esta novela está escrita por el mismo matrimonio que realizó la primera: Kate Novak y Jeff Grubb.



En este caso, el cambio con la anterior novela es brutal, convirtiendo esta serie en una verdadera trilogía. Quiero decir con esto que las tres obras no forman una única historia (que es lo que acostumbran las mal llamadas trilogías de los últimos años), sino que son tres tramas distintas unidas por algunos puntos en común. Uno de ellos, y que da título a la trilogía en inglés (The Finder's Stone Trilogy) es la Piedra de Localización o Piedra de Orientación (lo traducen de forma distinta varias veces).

Un par de los personajes principales aparecen también en la anterior novela:
  • Giogini Wyvernspur. En El tatuaje azul era sólo un personaje muy secundario, que representaba un noble un tanto pijo. Ahora, tras las experiencias de su único viaje ha cambiado mucho, y su llegada a casa (que es lo que origina la trama) está llena de contrastes.
  • Ruskettle, la bardo. En la historia anterior era una mosca cojonera, que no pensaba en el bien del grupo. Durante los diez meses transcurridos desde la historia anterior, ha forjado una gran amistad (como ladronas) con Jade, uno de esos extraños clones sin memoria, como Alias en la primera parte. La muerte de su compañera le llevará a ayudar (en este caso, sin falsedades) a Giogi.
  • Cat, la aprendiz de magia. No aparecía en la obra anterior, pero se trata de otro de los clones sin memoria.
La historia es en todo caso mucho mejor que la de la primera parte, sobre todo porque no es lo típico que solemos encontrar en fantasía. Toda la trama transcurre en tres o cuatro días, y se basa en el robo de una herencia familiar: el espolón del wyvern que da nombre a la familia Wyverspur (Wyvern' Spur). Durante el transcurso de la historia seguimos la investigación de Giogi, lo que rompe como decía el esquema de las típicas formas de estas series americanas. Desde luego, no estamos ante una gran novela del género negro, pero dentro del universo de los Reinos consigue originalidad.

Muchas soluciones no son excesivamente correctas. Por ejemplo, la forma en que desean los autores reflejar la magia de los Reinos (y por tanto, D&D) es un tanto extraña. Entiendo que un sortilegio de localización mágica deba ser realizado con un pequeño canturreo, y que eso se diferencie de un 'Caída de pluma' en que éste surge con sólo una palabra. Ahora bien, lo que me deja perplejo es que inmovilizar a alguien, pegarle fuego, o lanzarle unos dardos de hielo también pueda hacerse con una simple palabra, sin preparación de ningún tipo.

Además, los destellos de romance entre Giogi y Cat, que podrían ser un punto adicional, avanzan tan rápido que resultan insulsos y falsos. Por supuesto, siguen apareciendo continuos monólogos interiores, que restan presteza a la trama.

Para concluir, un detalle freak que puede leerse en la wiki en inglés: La portada de la edición española es de Ciruelo, pero en el original en inglés (cuya imagen aparece bajo este párrafo), el artista es Clyde Caldwell, el mismo que en el anterior volumen. Lo gracioso es que los autores le otorgan un pequeño regalo en la forma de una referencia en esta novela: Ruskettle observa una estatua y comenta que "es un Cledwyll original".

3 comentarios:

  1. Ambas portadas son extraordinarias, aunque no entiendo bien porque la cambiaron en nuestra edición...

    ResponderEliminar
  2. Sí, la verdad es que las decisiones de las editoriales en cuanto a portadas y traducción de los títulos a veces parecen estar veladas por misterios ocultos sólo a unos pocos...

    Y sin venir mucho a cuento...
    Se me olvidaba comentar que, como la anterior, no es una novela que te enseñe mucho de los Reinos, porque se sitúa únicamente en la aldea de los Wyvernspur, y sólo muestra la casa familiar, la casa de Giogi y un par de tabernas. Creo que cuando acabe la serie crearé un esquema propio de 'Orden recomendado de lectura'.

    ResponderEliminar
  3. Narrador, ¿has leído la Espada de Joram? Anoche empecé a leer La Forja recomendado por un amigo, que opinión te merece?

    ResponderEliminar