Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania, novela en construcción

Camino de Sagunto a Santiago: Etapa 1


Pues no, no me ha dado por hacer ahora O Camiño. Simplemente es que descubrí hace un tiempo la ruta, poco usada, que lleva hasta Santiago pasando por Burgos. Y la pasada primavera pensé que podría hacer algunas de las etapas cercanas a Sagunto. Pero no una a continuación de la otra, sino con varios días entre ellas: echar la bici al coche, desplazarme hasta uno de los puntos finales de ruta, hacer la etapa y volver por otro camino diferente para hacer una ruta circular, y de nuevo a casa en coche.

Al final todo quedó en agua de borrajas. Se me echó el buen tiempo encima (me refiero al calor) y comencé, afortunadamente, a trabajar. Había mantenido en espera las fotos que hoy les traigo, con la esperanza de retomar estas rutas en otoño. Tiempo al tiempo...

De momento, la primera etapa. Les dejo un plano que he hecho yo mismo con la ayuda de San Google de los Mapas. He señalado algunos puntos que comento más abajo.


1. Como había estado haciendo algunos recados durante la mañana, mi ruta comenzó, bastante tarde, en las proximidades de Canet. Tomé las primeras fotos junto a su puerto deportivo, en esta tranquila playa por la que suelen hacer su entrada al mar las lanchas. La otra imagen corresponde a la desembocadura en aluvión del Palancia, río que nos acompañará a lo largo de la ruta.



2. Inicio verdadero del Camino. Un millar de kilómetros nos separan de Santiago. A los pies del cartel encontramos la primera flechita amarilla. Todo esto, en uno de los chaflanes de una rotonda bastante reconocible.




3. Cutrepanorámica de la ruta. Muy fea en este punto, pues circulamos en paralelo al vial internúcleos que une Sagunto y el Puerto de Sagunto, pero al menos pueden verse las montañas enmarcando la población. Es un tramo muy transitado por ciclistas, corredores y patinadores.


4. Circulamos ya por Sagunto, en paralelo al río. Junto a un puente encontramos el segundo cartel de la ruta. Las vistas desde allí (debemos fijarnos en el horizonte, y olvidarnos del asfalto, de los vehículos y de las altas viviendas) incluyen los siguientes hitos de nuestro camino: de izquierda a derecha, el Monte de Ponera, la ermita de San Cristóbal y el extremo más alejado de los montes de Romeu.



5. Dejando a la derecha la pasarela peatonal llegamos a un nuevo puente, donde la flechita que señala derecha ha sido tachada, y dibujada una nueva indicando que debemos seguir adelante. Seguir una u otra dependerá, a mi entender, de cómo estamos viajando. Si circulamos en bici es mejor tomar la derecha, siguiendo las indicaciones originales de quien planeó la ruta (ya hablaremos de ello otro día). Ahora bien, es cierto que por ahí hay unos cuantos kilómetros que se realizan sin aceras, con tráfico rodando por asfalto, y tal vez, si vamos a pie, es mejor continuar recto y, contando con un buen mapa (porque quien fuera el que pintó esas nuevas señales, no fue tan trabajador más adelante), seguir hacia Petrés y continuar en paralelo al río.


Nosotros seguimos el puente, en dirección a la ermita de San Cristóbal, cuyo color blanco es bien visible en la cima de la verde colina. La ruta que aparece en azul en el mapa nos lleva hasta un puente que pasa sobre la A7 un poco más al norte. En rojo he marcado una pequeña carretera que nos lleva a un túnel bajo la misma autovía. Lo malo es que el corto trecho es ahora de una sóla dirección, así que tendremos que cruzar con cuidado o dar una pequeña vuelta.


6. La propia ermita queda a la izquierda de nuestro camino si seguimos esta última opción. No es difícil, si así lo deseamos, ascender y disfrutar de las vistas desde allí. Por ventura, acompañando la visita de un buen almuerzo.


7. Tras pasar el túnel (o un par de kilómetros al sur del puente si hemos ido por ahí) nos topamos con el Camino Viejo de Teruel, una vía agrícola demasiado bien asfaltada. Digo demasiado bien porque ningún vehículo respeta la prohibición de 40 Km/h bajo la que se encuentra el camino. En cualquier caso, el trafico no es muy intenso (salvo en las horas de entrada y salida del cercano colegio) y nunca he tenido problemas.


8. La carretera asciende y desciende suavemente, y el único punto un pelín más duro es la cuesta donde el camino debe salvar la Peña Negra, punto donde se acumulan muchos de los chalets de la zona.


9. Pasada esta cuesta, mediada una pendiente en descenso, nos encontramos a la izquierda una pequeña salida que nos ahorrará parte del trayecto. Es una larga cuesta, muy recta, que nos lleva casi hasta el puente sobre el Palancia. La he marcado en rojo en el mapa.


10. Sin embargo, por esa ruta las vistas no son tan impresionantes como las que encontraremos si seguimos por el Camino Viejo de Teruel. En la siguiente imagen puede ya verse el castillo de Torres Torres. En otros puntos de la ruta tendremos una panorámica del valle del Palancia.


11. El Camino Viejo de Teruel desemboca en la CV-320, la carretera que une Quart y el resto de las población del Valle de Segó con Torres Torres, meta de esta etapa.


12. Poco después llegamos al puente que pasa sobre el Palancia. En su cauce, una pequeña estructura, restos de un viejo puente, probablemente de época morisca. Al fondo, las estribaciones de la Sierra Calderona, dominadas por el imponente Garbí.



13. Las marcas amarillas nos desvían de la carretera principal para llevarnos por un rodeo que tiene la ventaja de ofrecernos una buena imagen de Torres Torres, así como de Alfara y Algimia, lugares que visitaremos al comienzo de la siguiente etapa.




14. Ya en Torres Torres, podremos visitar diversos lugares muy interesantes, como los baños árabes o la iglesia, a cuyos pies encontraremos otro cartel del Camino y, también, de la Ruta del Cid. También podemos subir al castillo, desde donde disfrutaremos de una vista privilegiada. Y fin de ruta.




No hay comentarios:

Publicar un comentario