Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania, novela en construcción

Diario Salvaje 0: de mapas y regiones


Después de presentar a los protagonistas de la subcampaña (al menos, los protas iniciales) y las líneas generales de la misma, y antes de comenzar con el resumen de las sesiones, sólo resta anotar algunos apuntes breves sobre la zona de Lüreon donde se desarrollarán las primeras partidas.

En primer lugar, como ya habrán observado, el nombre elegido para las entradas de esta subcampaña es «Diario Salvaje». La clave era hacer un alto en los «diarios de campaña», pero manteniendo una continuación. Quería que el nombre reflejara dos ideas básicas, pero «Diario de viaje por las Tierras Salvajes» era largo y tenía una rima interna bastante burda, así que lo resumí a los términos mínimos.

Y es que las Tierras Salvajes están en el centro de toda la trama, y aunque algunas aventuras transcurrirán en otras regiones, la gran mayoría, incluyendo buena parte del inicio y el «gran final», tienen como trasfondo esta zona. Hasta hace poco, en el mapa de Lüreon las Tierras Salvajes eran un gran espacio en blanco. Sabía que es un lugar incivilizado, lleno de monstruos que en otros sitios de Lüreon ocupan únicamente cavernas y grutas. Pero poco más. Preparar las líneas generales de la subcampaña y comenzar a jugar la primera de las aventuras ya me ha dado algunas pistas, y el mapa no está tan vacío.

Siguiendo con los mapas y con la primera aventura, he preparado algunos planos de las ruinas de Këlmaran y de la zona que la rodea. El de la villa en ruinas es una copia del que aparece como Kelmarane en la aventura Howl of the Carrion King (Legacy of Fire #1). Tal vez haya sido una pérdida de tiempo, pero espero que conforme el grupo de juego vaya reconstruyendo el lugar, pueda ir rehaciendo el mapa. Algo imposible si simplemente imprimiera el mapa de la aventura. Para la región cercana, como la intención es hacer que los PJ la exploren al «modo hexagonal», he dibujado algunos lugares interesantes, aunque los he tapado adhiriendo papel, y así se quedarán hasta que los aventureros acudan a la zona.

También preparé otro detalle que resultó muy interesante para los jugadores. Mucho más de lo que esperaba. Aprovechando la información contenida en algunas de las «Player's Guide» que acompañan a las diferentes campañas publicadas por la gente de Pathfinder, tomé algunas notas sobre la región de las Tierras Salvajes. Básicamente el texto se compone de la traducción de aquellos puntos que cuadraban con la ambientación. Lo gracioso fue, como digo, observar la impresión de los jugadores. De los cinco que sé seguro que lo han leído (tal vez los otros también lo hayan hecho, pero no he podido hablar con ellos), tres me han dicho que les ha resultado corto. Vaire, concretando, me comentó que parecía como si después de la introducción, cuando empieza lo interesante, el texto se termina. Eso significa, por tanto, que el objetivo está cumplido: mi intención no era realizar una guía de la región, sino mantener esa forma de «guía del jugador» que proporcione algunas pistas de por donde van a ir los tiros y sirva como aliciente para el juego.

Pero lo que no esperaba (es la primera vez que hago algo parecido) fue que se crearan tales expectativas. Durante el juego, en dos ocasiones un par de jugadores bromearon con la idea de ser atacados mientras recorrían las ruinas por una araña lancera (un bichejo que aparece en ese texto; para mayor orgullo mío, éste sí es original). Y aunque bromearan, sé que de verdad estaban temiendo que sus personajes pudieran ser sorprendidos por esa alimaña. Ya antes de presentarles el texto sabía que algunos usarían los historiales de personaje que aparecen, pero me sorprendió que, por ejemplo, mientras sus PJ exploraban las ruinas del mercado de esclavos, los jugadores esperaban encontrar algún grillete localizador perdido. Fue una grata sorpresa, aunque ahora me veré obligado a cumplir algunas de sus expectativas.

Tal vez a algún lector le resulte útil. Como ya he comentado, no es más que una traducción selectiva, y el contenido original es escaso. Pero por si lo quieren leer, aquí tienen el enlace: Tierras Salvajes - Guía de campaña.

El próximo día comenzaré con el resumen de las dos primeras sesiones de juego.

4 comentarios:

  1. increible, como siempre. Eso si que es prepararse una partida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo gracioso de todo esto es que luego en las partidas improviso bastante (sobre un esquema previo). Peeeero me gusta tener preparada la campaña de antemano, sí.

      Gracias por pasarte y comentar. ¡Nos leemos!

      Eliminar
  2. Trabajazo que se marca el narrador de Antagis,
    y claro que hay que improvisar en las partidas, los jugadores mandan y no tu panda (Chiste malo) pero resulta mejor si se realiza sobre un trabajo ;)

    A la espera de leer la crónica del Diario Salvaje,
    ¡Un Saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo has escrito el comentario mientras preparaba la entrada, así que ya está disponible. XD

      Lo bueno de todo esto es que de la misma forma que los lectores se dan cuenta del trabajo, en mesa también sucede: las partidas son más fluidas, y los jugadores están más motivados.

      Eliminar