Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania

Reseña: Informe Brennan

¿Les gusta Bones?


Para mí es una de las mejores series de investigación de los últimos años, sólo superada por CSI (la original situada en Las Vegas, por supuesto). En lo que destaca Bones, es en la relación establecida por los varios personajes aparecidos a lo largo de las temporadas, que llegan a convertirse para el espectador en conocidos muy reales.
Pero no quería hablar de la serie. Ya en la primera temporada, me fijé en que en los créditos aparece bien grande que la serie está inspirada en los libros de Kathy Reichs. Hace un tiempo me decidí a investigar un poco sobre la autora, e intentar leer alguno de los libros. Reichs es una antropóloga forense que, además de múltiples estudios sobre sus campos, ha escrito diez novelas que tienen como protagonista a Temperance Brennan, también antropóloga forense. (Lo gracioso llega al comparar esto con el argumento de la serie, protagonizada por una antropóloga forense que escribe sobre una antropóloga forense llamada Kathy Reichs, buff). Al parecer, sólo cinco de estas novelas han sido traducidas al castellano, y, cuando me sumergí en las estanterías de la FNAC en su búsqueda sólo encontré dos libros. De ellos, escogí el más barato, que resultó ser el cuarto de la serie (el otro era posterior).


El libro ha estado esperándome un par de semanas, y he aprovechado las vacaciones para leérmelo del tirón.
Ya sabía que la historia no tenía nada que ver con la serie, pero finalmente tuve sentimientos muy enfrentados sobre la novela. El comienzo es absolutamente maravilloso, con unas escenas crudas y muy vívidas sobre los resultados del accidente aéreo. Luego se suceden un centenar de páginas que únicamente puedo calificar de "interesantes", porque se dedican a narrar el trabajo de la protagonista, metida en un laboratorio todo el día. A partir de ese punto, todo es mucho más llevadero, ya que se mete de lleno en la trama. Peeero, por otro lado, lo que se desarrolla es una manida historia de grupo elitista malvado, que no deja ninguna sorpresa para el final.
El texto se deja leer muy fácilmente, aunque los momentos en que la protagonista cuenta al lector la parte más científica de su trabajo podrían haberse suprimido de alguna forma (aunque nunca ocupan más de unas líneas). En cuanto a los personajes, los hay de dos tipos: los secundarios que prácticamente no aparecen más que para ayudar a Brennan durante una o dos páginas y los secundarios que aparecen a lo largo de todo el texto pero que no hacen nada. Únicamente se salvan la propia protagonista y la sheriff, con una actuación como pocas veces he visto.
Resumiendo, que el fiel de la balanza no se movió hacia ninguna de las partes... Tendré que leer otra de las novelas para obtener más datos.

1 comentario:

  1. Ya que nadie comenta nada, haré un aporte adicional:
    El meor personaje detrás de la sheriff, es Boyd, el perro prestado a Brennan... con final heroico incluido.

    ResponderEliminar