Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania, novela en construcción

Aragorn y Hasufel en 25 mm (días 3-5: silla, rostro y paños I)


Terminada la montura en los días previos, me puse con el propio Aragorn. Nada mejor que obtener algunas imágenes del héroe tal y como aparece en Rohan. Fíjense que los colores de la ropa varían mucho en función de la iluminación (la del momento de grabación y la añadida durante la postproducción). Los tonos más exactos debieran ser los que aparecen en la tercera imagen, aunque muy posiblemente en el espacio tan pequeño que representa una miniatura resaltarían en exceso junto con la capa y el color gris azulado del caballo. Mi intención es, pues, acercarme a la segunda (sin necesidad de que sea todo muy exacto).





Por su parte, la primera y la cuarta imágenes vienen muy bien para ver la capa y la silla de montar. Siento decir que no tengo buenas imágenes del pintado de esta última, porque todas las fotos que hago durante el proceso son desde arriba. El modelado de la silla en la miniatura es excesivamente plano, y no marca si estás viendo una silla, una manta, o qué. Así que tuve que "inventar" los límites de las piezas. La parte más roja fue pintada con Carne enana (Cit) -desaturando un poco con azul-, seguida simplemente de Tinta avellana (Cit). La manta con Marrón de Khemri (Cit) y Gris Ironhull (P3). Tuve la feliz idea de imitar los flecos pintando pequeñas líneas de negro; no da textura ninguna, pero en mano da el pego.

El color que usé para el sombreado de la manta me sirvió como capa base de los pantalones, que fui aclarando con Hueso deslucido (Cit).

Luego pasé a las manos y, más importante, el rostro. Verán que Viggo Mortensen tiene un tono de moreno tirando a anaranjado, así que usé Marrón vómito (Cit) mezclado con Carne enana (Cit), iluminando con Piel bronceada (Rac) y Piel envejecida (Rac). Marqué mucho los pómulos usando el color base con un poco de Marrón carbonizado (VGC). El sombreado con este color y las luces con Hueso deslucido se ha ido convirtiendo en un punto de unión entre las diferentes zonas, de tal forma que comienzo a ambientar la figura.


Para esa especie de tabardo rojizo, comencé con Tierra de Avagddu (Rac) y Carne oscura (Cit), y fui iluminando añadiendo cada vez más Hueso deslucido (Cit).




Por último me puse con la chaqueta, que es de un tono verde camuflaje, pero muy oscuro. El color base es una mezcla de Verde traje de batalla (P3), Verde camuflaje (Cit), Tierra de Avaggdu y negro (no puedo precisar en qué cantidades, porque fui probando hasta conseguir llegar al tono deseado). Lo malo es que estaba muy saturado; esto es, era demasiado "verde": el tono era el correcto, pero debía corregir sólo la saturación.

Y esto me dio bastantes quebraderos de cabeza (creo que, básicamente, porque no suelo usar el verde en mis figuras, y mi "zona de confort" está en los azules y marrones). Para desaturar un color (esto es, acercarlo a la línea neutra del gris), hay diferentes opciones: añadir su complementario (como al poner azul en las mezclas de los colores carne; pero esto modifica el tono), añadir gris (me parecía lo más lógico, pero en este caso, por la mezcla de diferentes pigmentos, el color se iba a un azul grisáceo), añadir blanco (descartado en este caso) o añadir negro (que también me modificaba el tono, ya que hay bastante amarillo en el Verde camuflaje). Así que al final decidí aplicarlo tal cual, y luego modificar el color a base de veladuras. Eso aumenta las horas que debo dedicarle a la figura.

Después de aplicar el color base (primera imagen), y sin iluminar, sombreé añadiendo Marrón carbonizado (segunda imagen; puede verse el cambio de tono que les comentaba). Luego hice una nueva mezcla, más aguada, esta vez sólo con Verde traje de batalla y Marrón carbonizado, y fui aplicándolo poco a poco (tercera y cuarta imágenes).





Y eso es todo por ahora. No he puesto demasiadas fotos del proceso porque, aparte de acumular demasiado trabajo para una sola entrada, no me gusta cómo han quedado las imágenes. Probaré cambiando el fondo o la iluminación, a ver qué tal salen las próximas.

4 comentarios:

  1. Jo, que maña. Cuando yo pintaba, parecía que tuviese diez pulgares, como se suele decir. De veinte en veinte, formando una unidad, daban el pego, que el color, por mal pintado que esté, hace mucho por la presentación. Pero individualmente eran unos churros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias!
      Hombre, yo empecé así. Recuerdo que en mi primera miniatura no acertaba ni una con el pincel; es decir, que me ponía a pintar un brazo y me iba hacia la ropa. Es cuestión de tener paciencia e ir aprendiendo. Lo principal, como en muchas cosas, es que te guste, claro.

      Eliminar
  2. Poco a poco va a vanzando. La expresión de la cara te ha quedado muy chula. A ver como va quedando tras los retoques. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias.
      La verdad es que tal vez me esté complicando la vida tratando de hacer que los colores vayan más o menos en consonancia con la peli. Supongo que en los últimos pasos re-haré el tema de las luces, porque ahora mismo la veo un poco plana.

      Eliminar