Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania

Escenografía: una estatua en Antagis (montaje)

Son ya algunas ocasiones en que he mostrado cómo quedaría uno de los personajes lúreos visto en un tamaño de 28 o 56 mm. Lo que generalmente no vemos casi nunca son escenas de la vida de Lüreon. Sus paisajes, las arquitecturas de sus ciudades, la manufactura de sus elementos decorativos,... La entrada de hoy viene a poner un pequeño remedio a ese problema.
En concreto, lo que pondré ante sus ojos es la estatua que la ciudad de Antagis, líder de facto de la Confederación de Ciudades Alanas, construyó para el general del ejército mercenario que salvó a la ciudad de Mecania del avance imperial: Vilem el Misericordioso. Se trata de una estatua de bronce que representa al héroe portando un estandarte de Antagis (una imprecisión del artista, claro), colocada sobre una alta columna de mármol azul (que incluye una placa conmemorativa y un pebetero), y con todo el conjunto sobre una fuente de base circular. Vamos con las fotos.
Primero, una vista global. Iremos viéndolo poco a poco, pero ya les adelanto que el coste en materiales es prácticamente nulo:

En primer lugar, la base, formada por un CD que iba a tirar. Sobre él coloqué dos tiras de cartón grueso (para tomar las medidas usé el propio CD y un mini-disc para el círculo interior), a las que tapé las zonas laterales con cinta de carrocero (para que no se vieran las celdillas), que afortunadamente ya me dieron la forma de piedras desgastadas en la parte interior. Sobre ellos recorté trozos de una cartulina, para simular un empedrado. La parte central se compone de la pieza metálica superior de la tapa de una olla (que no fui capaz de arreglar) colocada del revés. Justo en el centro, un tapón de un bote de pintura de Citadel, con una cadenita (si me sale bien al pintar, por sus huecos saldrá el agua) y una peana como basa (la base de la columna). Con algunos estandartes de Playmobil, conseguidos en mi etapa por la juguetería y convenientemente recortados, conseguí simular los postes. Los pegué sirviéndome de trozitos de clips, pero como la base es de cartón, siguen moviéndose; también los atravesé con clips transversalmente, doblándolos para formar las sujeciones de las cadenas. Las cadenas son parte de la caja de arqueros bretonianos de Warhammer, y las fui recortando e insertando en los clips justo antes de doblarlos. Los restos de los eslabones, al ser cortados, los he pegado alrededor de la pieza central, como elemento decorativo. También a última hora se me ocurrió hacer algunas monedas con masilla verde, ayudándome de los capuchones protectores de los pinceles. Menudo tostón les estoy dando; ahí tienen la foto:
Por lo que respecta a la columna, es un trozo de un palo de escoba (de los antiguos de madera), aunque, como es un material muy duro, no pude serrar de forma recta. Para solucionarlo, use masilla verde, con la esperanza de poder luego pintarlo y que simulara una reparación por obreros antagisíes. El capitel está formado por dos peanas unidas por la base. El pebetero es una pieza de Playmobil, y la informe masa verde que ven en su interior quiere ser fuego (era la primera vez que esculpía algo parecido desde cero; esperemos poder arreglarlo al pintar).

Aquí tienen una vista frontal. La placa es únicamente un trozo de cartulina, en el que escribí el texto deseado, realizando unos cortes para, al pintar, mantener el efecto de grabado. El texto, en oretano, dice: "VILEM, ILTIREN BAITUTE", que significa simplemente "Vilem, Protector de la Ciudad". Una cosita adicional fue añadir una pasada general (salvo a la estatua) con una mezcla de agua, cola blanca y bicarbonato, lo que, aunque deja esas manchas blancas que han ido viendo, otorga una pequeña textura que se agradece a la hora del pincel seco:

La estatua fue bien sencilla de realizar. Cogí una de las minis sobrantes que tengo de El señor de los anillos de Citadel. Eliminé la espada que sujetaba en la mano, taladrando después para traspasar el clip que sirviera como palo del estandarte. También me di cuenta de que, al eliminar la espada de la mano, la vaina vacía quedaba bastante mal, así que recorte otra espada que tenía en mi caja de restos. En la fase final, añadí al extremo del estandarte una punta de masilla verde, y arreglé como pude el hueco de la peana.

El propio estandarte está realizado con peltre blando de una tazita vieja, que pude recortar incluso con tijeras. Dejé dos tiras largas, que doblé sobre el clip, y coloqué en lo alto la pieza de una lanza. Luego le pegué algunos detalles con cartulina, simulando el estandarte de Antagis:

Y eso es todo, a falta del pintado. Lo más caro de todo es la mini (pero puede usarse cualquier otra, por ejemplo de plástico), y el resto de materiales son sustituíbles o incluso eliminables (como el pebetero y las cadenas).

3 comentarios:

  1. Todo hay que decirlo... esta obra de arte te ha salido después de que tu queridísima novia te "jodiera" el anterior intento... la tenía ya casi terminada (de montar) cuando por accidente la tiré al suelo y se destrozó, pero creo que ha merecido la pena... está mejor que antes.

    ResponderEliminar
  2. Manualidades y figuras "Narrador!"
    Te ha quedado muy pero que muy chula. No puedo esperar a verla pintada.

    ResponderEliminar