Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania, novela en construcción

Sagunto-Almardá por el Camino de Montiver

Siempre me llamó la atención el senderismo... y mudarme a Sagunto, rodeado de pequeños montes, no hizo sino agravar mi mal. Ahora, de baja y con mucho tiempo libre, he decidido comenzar a probar poco a poco mi pierna operada con rutas más o menos sencillas y cortas.
Para este primer día, mi querida Eva y yo mismo nos fuimos hasta el chalet de sus abuelos a patita: 7'5 km de ida.
El comienzo de la ruta que habíamos elegido coincidía con una carreterilla sin arcén, y bordeada de naranjos que, en estas fechas, estaban repletos de azahar:

A los diez minutos de marcha, ya cogemos el camino de Montiver, mucho menos transitado:

Eso sí, dejamos varios caminos secundarios, afortunadamente todos muy bien señalizados:

Un descansito. Y no, si os fijáis bien os daréis cuenta de que no estoy 'tocando la bandurria', como dice Eva:

Una enorme higuera:

Cuando terminó el camino de Montiver decidimos atravesar una pequeña senda para evitarnos un rodeo:

La lástima es que olvidé las sabias palabras de Samsagaz Gamyi: "Los atajos cortos traen retrasos largos". Nos desviamos del camino que seguíamos porque parecía que, a lo lejos se acababa (había un coche aparcado en el medio), y cogimos otro, que atravesaba varios huertos. No hubo forma humana de encontrar un paso a salvo de tanta zarza, a pesar de que desde nuestra posición veíamos el tejado de nuestro objetivo. ¡Qué desesperación!

Al final, regresando atrás, nos dimos cuenta que el sendero continuaba y conseguimos llegar a un punto donde se atravesaba una acequia. Esto es lo que hubiera hecho Bear Grylls de estar en nuestro lugar:

Eso sí, de la parte más interesante no hay fotos: conseguimos atravesar una segunda acequia usando como puente una puerta rota que había quedado a ras de agua, y con una larga rama a modo de pasamanos. ¡Nosotros sí que somos supervivientes!.
Ya casi en casa, me resbalé un pelín, y ahí me quedé, sentadito, soportando las risas de mi novia:

Tres horas después (fue una larga comida), ya de regreso, tras coger, esta vez sí, la carreterita de acceso a Almardá:

A mitad de camino nos adelantó un yayo en bici, que nos había visto justamente bajar desde Sagunto. Muy amable, paró un rato y charló con nosotros, y se ofreció a hacernos una foto. Os aseguro que la he puesto de fondo de escritorio para verme el tripón cada mañana al levantarme.

 Y eso fue todo. Hicimos muy buena media, y tardamos hora y media a la vuelta y un poco más a la ida (por el atajo, claro). La pierna no me molestó casi nada en el primer trayecto, aunque regresé cojeando una parte del camino y renqueaba cuando llegamos a casa.

8 comentarios:

  1. Alaaaaaa, y sabiendo que nos preparamos para el Camino, ni nos llamáis, ni nos decís ni mu. Ala, ahora he pillado un rebote!


    Joer, no está mal, aunque el tema de la carreterita sin arcén da un pelo de palo.

    ResponderEliminar
  2. A ver, señor espabilado. No voy a avisarte para hacer un recorrido por carretera, plano y aburrido, para probar mi pierna. Si teníamos problemas, la idea era que pudieran venir a buscarnos fácilmente. Y la idea era que íbamos a comer con sus abuelos, como cada fin de semana. Como tampoco voy a decirte nada de este sábado, en el que vamos a hacer una senda que bordea el castillo (la que inciasteis tú y tu hermana, por cierto), porque no creo que quieras una hora, o más, de tren para un recorrido de 50 minutos. Tranqui, que a partir de la semana siguiente, comienzo a subir montes bajitos y cercanos. Y expandiéndonos...

    ResponderEliminar
  3. ¿Os estáis preparando para el camino? ¿Hacéis salidas diarias de varias horas de duración a ritmo rápido? ¿Aprovecháis cualquier ocasión para subir escaleras? Vamos, hombre, no fastidies.

    ResponderEliminar
  4. La unica salida que aprovecha guillermo es ir a mercadona a por cocacola y brazos de gitano de sabor de fresa...

    PD: ESTÁS TOCANDO LA BANDURRIA!

    ResponderEliminar
  5. Eh, que ahora estoy enfermito o algo parecido a ello. Igualmente, soy prácticamente el único en mi casa que sube dos miserables pisos a pata. Y no rob, ahora ni salgo, como dije estoy enfermito.

    Y me estoy preparando para el camino claro. Estoy expandiendo mi estómago hasta llegar a ofender a Diox, porque la comida de allí lo requiere.

    ResponderEliminar
  6. Imagino que estáis preparando el Camino de SAntiago,del cual no se nada, pero de pateadas de 12 horas sí que se un rato, y por montañas y caminos chungos de verdad, a veces sin senderos, y todas las veces por trabajo, que por placer prefiero la playita o las planas avenidas de mi ciudad.
    Os aconsejo que vayáis entrenando poco a poco y lo más importante es que llevéis un buen equipo con vosotros y vayáis a vuestro ritmo, sin prisas. Y cuando el cuerpo no aguante, parad, porque el sobre esfuerzo provoca lesiones muy jodidas. Escuchad al cuerpo y no a la cabeza.
    Para caminar, muchos frutos secos, glucosa y agua. Bien protegidos del sol. y con la mochila bien equilibrada y colocada bien a la espalda, que si se lleva mal o descompensada, la espalda peta.
    Mucho ánimo y a entrenar.

    Por cierto, me encanta el blog y la banda sonora está genial. Me podrías decir de que película es?

    Un saludo desde las Islas Afortunadas.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Fatelux. Muchas gracias por los consejos. Aunque fuera por curro, supongo que disfrutaría de caminar por los montes de Las Palmas (bueno, tal vez sólo la primera semana).
    Las canciones no son de ninguna banda sonora, pero el grupo que las hace (Immediate) se dedica principalmente a música para anuncios de cine... Por eso a veces parecen de banda sonora.
    Son ideales para ponerlas de fondo en nuestras partidas (casi tanto como las de X-Ray Dog, que se dedican a lo mismo y son un poco más conocidos).

    ResponderEliminar
  8. Por cierto, Gui... SIEMPRE estás enfermo. No sé cómo te las apañas.

    ResponderEliminar