Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania

Libros leídos (primer tercio del 2010)

A primeros de año pude leer en un blog una entrada en la que su autor listaba los libros que había leído en los doce meses anteriores. La verdad es que me dio bastante envidia, puesto que, debido a mis estudios, no siempre  puedo leer lo que me gustaría. Así pues, me decidí a hacer una lista por mí mismo. Sin embargo, veo que si me espero a finalizar el año, será demasiado larga. Éstos son los cuatro primeros meses:

Enero
El rey Lear, de W. Shakespeare

Febrero
Martín Fierro, de J. Hernández
Doña Bárbara, de R. Gallegos
La sombra del caudillo, de M. L. Guzmán
El quinto elefante, de sir T. Pratchet
Estudio en escarlata, de sir A. Conan Doyle
El signo de los cuatro, de sir A. Conan Doyle

Marzo
El Aleph, de J. L. Borges
Poemas humanos, de C. Vallejo
Los versos del capitán, de P. Neruda
El reino de este mundo, de A. Carpentier

Abril
Hijo de hombre, de A. Roa Bastos
Pedro Páramo, de J. Rulfo
Del amor y otros demonios, de G. García Marquez
Lituma en los Andes, de M. Vargas Llosa
El caballero de Olmedo, El perro del hortelano y El castigo sin venganza, de Lope

Muchos son de autores hispanoamericanos; de entre ellos recomendaría la recreación decadente del Caribe español por parte de Gabo en El amor y otros demonios. También hay un poco de teatro áureo; creo que la mejor es la más conocida, El perro del hortelano, pero la verdad es que leer teatro se me hace raro, como si me faltara algo; como ir a una función sale bastante caro (y tiene que coincidir que hagan la obra en tu ciudad) recomiendo la versión cinematográfica de Pilar Miró, que es muy fiel al original. Dentro de la lectura "gustosa", está el volumen de Mundodisco, de Terry Pratchet, que como siempre no defrauda; sin embargo, no es el más gracioso de la serie, y si no te has leído los anteriores (sus libros pueden seguirse sin orden) supongo que peor; recomiendo como siempre los dos primeros (que sí son seguidos): El color de la magia y La luz fantástica, que por cierto tienen versión televisiva, con Sean Astin (Samsagaz en la trilogía de Peter Jackson) haciendo el simpático papel de Dosflores. Y, por fin, después de mucho tiempo, he comenzado a leer, seguidas, las historias originales del más famoso detective literario, gracias a la colección completa, en doce volúmenes y a muy buen precio, que tiene RBA; de momento, con esas dos primeras novelas, Conan Doyle no me ha decepcionado en absoluto.

4 comentarios:

  1. Pues si que lees si.

    Pero... Muy graciosa la frase de la semana, tío majo.
    Nunca me cansaré de miraros mal.

    ResponderEliminar
  2. Ahora sé que al menos alguienla lee. ::carcajada:: ::carcajada:: ::cacareo::

    ResponderEliminar
  3. Cierto, es una gran frase de un chico que "venia muy fresco" JAJAJA (por no decir lo que era...)

    ResponderEliminar