Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania, novela en construcción

Diario de campaña 114: la prisión olvidada de los Hojamarga

Creo que es la primera vez que hago el resumen de la partida en el mismo día de jugarla. Esta vez hemos tenido un pleno absoluto, con nada menos que ocho jugadores; pero a pesar de ello el tempo de la partida creo que ha sido adecuado: ni el combate se ha ralentizado, ni han habido momentos de largas charlas.

La aventura de hoy estaba centrada en rescatar a un ladrón que había logrado penetrar en el edificio de los Hojamarga, enemigos de los PJ que se han apoderado de la Lágrima de Alendra (que es, justamente, el objeto que debían entregar a su contratante, Ärulen).

El ladrón había sido encerrado por la familia Hojamarga en una suerte de complejo enterrado en una colina, y posteriormente abandonado durante mucho tiempo.

Para crear el complejo me basé en la distribución de la pirámide que aparece en la aventura Entombed with the Pharaohs, de Paizo, aunque resumí mucho sus encuentros y cambié por supuesto la ambientación.

La verdad es que la considero una muy buena aventura, con una subasta inicial donde se dan a conocer los diversos PNJ, un corto viaje hasta la pirámide, y la exploración con todos sus peligros y combates finales. Además, creo que es tan pulp que con unos pocos cambios puede jugarse incluso con Los Mitos.

En nuestro caso, como digo, me limité a adaptar la parte final, y dejé el resto para una situación mejor.

Los jugadores fueron salvando las diferentes trampas y encuentros con buenas ideas y la suerte de su parte, y la partida transcurrió más o menos sin incidentes. El grupo ha logrado ya internarse en la mansión que los Hojamarga poseen en el Barrio Albo de Canalburgo, pero esa parte la terminaremos en la próxima partida...

5 comentarios:

  1. La siguiente partida tendrá sangre, te lo digo yo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, habiendo quedado la partida justo cuando os encontrasteis con algunos guardias... pues sí, habrá sangre, claro.

      Eliminar
    2. Precisamente, precisamente. Lo del "te lo digo yo" es más que nada porque voy el primero al hartazgo de golpes.

      Eliminar
  2. Acuerdate de ponerte la armadura esta vez :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te lo vas a creer, pero no te puedes ni imaginar la de sentido que tendría esa frase en la partida.

      Eliminar