Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania, novela en construcción

Reseña: El club Dumas

Corría el año 1993 cuando Alfaguara publicaba la cuarta novela de Pérez-Reverte, que por entonces sumaba 42 años. Creo recordar que fue la primera novela que leí de don Arturo, y ya por entonces, tan bisoño como era, me encandiló.

El club Dumas posee el subtítulo de La sombra de Richelieu, y ambas expresiones reflejan una parte de lo que vamos a encontrarnos en la novela: una trama muy relacionada con Los tres mosqueteros. Sin embargo, lo más interesante es que hay en realidad dos tramas diferentes, que se van enredando en torno al protagonista: Lucas Corso, una suerte de mercenario capaz de encontrar libros para quien pueda contratarle, y conseguirlos legalmente o no, recibe el encargo de comprobar cuál de las tres copias existentes de un viejo y oscuro incunable es la auténtica. Al mismo tiempo, llega a sus manos un capítulo manuscrito de Los tres mosqueteros. Como digo, ambos encargos van entremezclándose, y el lector, acompañando a Corso, ya no sabe quién está detrás de los asesinatos y accidentes que parecen seguir la narración.
En sus poco más de 400 páginas, el autor despliega diferentes mecanismos de la novela policíaca, que, al unirse a detalles de corte folletinesco y a un enigma con el que el lector puede jugar, dan lugar a una exposición amena y excitante. Interesantísimas son también las referencias literarias: en forma de cita al comienzo de cada capítulo, como parte de la charla de los personajes, o incluso como los nombres de los personajes (los que persiguen a Corso son llamados Milady y Rochefort por él mismo, y la chica que le ayuda se presenta como Irene Adler).

Por supuesto, existe una adaptación al cine de la novela, titulada La novena puerta, dirigida por Roman Polanski y protagonizada por Johnny Depp. La película es bastante correcta (aunque, claro, tenían que sustituir el inicio en Madrid por uno en Nueva York) y está visualmente muy cuidada, pero elimina una de las dos tramas (todo lo relacionado, precisamente, con Dumas y el manuscrito), y por tanto es como si hubieran adaptado media novela.

2 comentarios:

  1. La tercera de Reverte después de leer la Piel del Tambor. Creo que ambas me pillaron un poco verde, pero lo pasé estupendamente leyendo.

    Y la peli de Polanski me encantó, se entiende que haya que acortar para una peli (y para las limitaciones yankis, claro).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero una cosa es acortar escenas, y otra es eliminar la trama que, precisamente, da nombre a la novela, y que ayuda a que las cosas no estén nada claras hasta muy avanzada la historia. Eso les obliga a ciertas tonterías, como que la 'femme fatale' tenga un tatuaje de una serpiente en lugar de una flor de lis. El personaje de la novela lo tiene en honor de Milady, ¿pero de qué sirve en la película? Sigo pensando que podrían haber creado un guión más completo, pero la peli se deja ver muy bien.

      Eliminar