Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania, novela en construcción

La restauración Meigi en Lüreon


Muchas veces, se encuentra inspiración en lugares inesperados.

En partidas anteriores, el grupo de aventureros había alcanzado la nación alba de Lustal. Habíamos llegado a ese punto mediante Muerte en el Reik, como parte de la adaptación de la campaña El Enemigo Interior. Había planeado utilizar la siguiente entrega, El poder tras el trono, en la ciudad alba donde la caravana comercial que el grupo está acompañando pasaba de estar compuesta por barcazas fluviales a estarlo por carretas.


Empero, la adaptación se me hacía harto complicada. En las entregas anteriores de la campaña, había logrado identificar un par de sectas con los grupos enfrentados por el control de Lustal. Sin embargo, El poder tras el trono es una aventura de corte político, donde los aventureros deben descubrir una conspiración para hacerse con el control de la ciudad de Middenheim. Y aunque hay una secta de por medio, todo está centrado en la figura del Graf. Creía que podía utilizar todo ello mucho mejor en la ciudad de Änsibar (nueva capital de Kveldulf, gracias al ascenso del Rey Zorro), mientras que para adaptarlo a Lygra, la capital de Lustal, tendría que descartar demasiadas cosas y aún así no acertaría a darle el tono adecuado.

Así que empecé a darle vueltas al asunto, preguntándome qué podría poner en la mesa de juego para resolver la trama política que había abierto. Siempre he identificado un tanto (salvando muchas distancias y sin hurgar demasiado) a los albos de Lustal con la cultura japonesa. Entonces se me ocurrió que el enfrentamiento entre aislacionistas e intervencionistas se podría resolver con una definitiva apertura de Lustal hacia el exterior. Podría estar bien que los personajes de los jugadores intervinieran en un cambio sociopolítico de esta magnitud. Japón, apertura al exterior,... todo parecía llevarme a uno de los episodios históricos más apasionantes: la restauración Meigi.

Aún hoy, los historiadores no se ponen de acuerdo en algunos de los puntos más oscuros de ese convulso período, y de hecho se ignora la orientación política o el objetivo concreto de muchos de los personajes que intervinieron. El acontecimiento se ha convertido ya en parte de la leyenda nipona, y muchos japoneses (y supongo que algún foráneo) tienen a sus personajes favoritos, independientemente del bando, y los sucesos se han adaptado o recreado en diversas ocasiones. Eso quiere decir que la información que puede encontrarse es abrumadora. De hecho, podría montarse una campaña entera basándose en esos pocos años, bien con carácter histórico, bien en un escenario alternativo o fantástico, como La leyenda de los Cinco Anillos. En mi caso, quería algo que me diera para tres o cuatro sesiones, así que no deseaba profundizar mucho. Básicamente, consulté con Santa Wikipedia; la información estaba ya resumida y no me importaba la posible existencia de errores o la visión sesgada de algún artículo, ya que no deseaba realizar una recreación exacta, sino una adaptación. Eso significa que en muchos casos la información obtenida no sería fidedigna o quedaría en un nivel superficial, pero a mí me daba lo mismo.

A continuación presento los apuntes que tomé mientras iba leyendo. Como enseguida percibirán, es una extraña mezcla de datos japoneses y lustalíes. Algunos de estos últimos fueron añadidos en la primera tanda de apuntes; otros en un repaso posterior; y aún otros mientras escribo esto, para presentarles la información de forma más clara.


La restauración Meigi [= La restauración Zelion]

Una serie de sucesos que conllevaron el fin del shogunato Tokugawa (y por tanto del período Edo), y la vuelta del emperador al poder. [En Lüreon, finalizará el control del consejo por los aislacionistas, y Ärulen Zelion retomará su posición principal como Supremo de la Canción -una suerte de Papa en la «religión» alba-]. Aunque el conflicto se inició al demostrarse la escasa fuerza del shogun (al ser obligado a comerciar por una flota norteamericana), el bando «rebelde» pronto demostró que había otras causas soterradas, pues usaron armas mucho más avanzadas para vencer a sus rivales. [En Lüreon, el golpe llega al hacerse patente que los beneficios de la caravana comercial sólo llegarán a los jefes del Consejo, a pesar de que éstos se esfuerzan en aislar a Lustal del resto de naciones. Esta hipocresía ha causado que la balanza de la opinión pública se incline a favor de Ärulen y los suyos].

Los bandos son por tanto el shogun y sus aliados, y los que luchaban por el emperador Meigi. [En Lüreon añadí un bando nuevo que no había considerado hasta esta aventura: además de los intervencionistas -desean intervenir en la política de Lüreon- y de los aislacionistas -desean aislar Lustal-, creé a los imperialistas -rama de los intervencionistas que cree en la superioridad de la especie alba, y que, al hacerse evidente que el Imperio albo era una cosa del pasado, se aliaron con los aislacionistas-. Con el fin de aclarar toda la situación política, cuando comenzó la partida dibujé en una pizarrita un diagrama en forma de triángulo, cuyos vértices eran los tres grupos, y luego, cada vez que aparecía un PNJ de cierta importancia escribía su nombre en la posición que le correspondía según su orientación política: bien en uno de los vértices, si apoyaba claramente a un bando, bien en una arista si tenía puntos de vista comunes a dos grupos o se mostraba indeciso. Diferentes líneas adicionales indicaban su alianza con otros personajes. Ärulen es, por supuesto, el líder de los intervencionistas].

Saigo Takamori [= Ärulen Zelion]. La película El último samurai se basa en sus últimos años de vida, aunque allí le dan el nombre de Katsumoto. Samurai y político. Escapó de la purga de los años 1858-60 [en Lüreon, la purga de intervencionistas fue un suceso aislado ocurrido medio año antes: los aislacionistas habían eliminado o hecho huir a la mayor parte de sus enemigos políticos]. Exiliado en 1859 y 1861. Perdonado en 1864. Tras la renuncia de Tokugawa (1867) exigió la expropiación de sus tierras. Esto dio inició a la guerra Boshin. Lideró a las tropas alzadas contra el shogun en Toba-Fushimi. En desacuerdo con la modernización posterior de Japón. Partidario de anexar Corea y dispuesto a causar su propio asesinato como casus belli. Renunció a su puesto en el gobierno. Creó una academia militar privada. Líder de la Rebelión Satsuma. Tras su muerte en combate, algunos pensaron que en realidad había huido. [De todos estos hechos tomé algunos detalles: Ärulen había huido de Lustal para salvarse de la purga de intervencionistas, refugiándose en Canalburgo, donde casualmente había conocido a los miembros del grupo aventurero. Por otro lado, durante la aventura simuló su propio asesinato para hacer que Sogïl alzara en armas a los que apoyaban la paz. Por supuesto, la figura del emperador, que durante el conflicto quedó a la sombra, es asumida también por Ärulen].

Okubo Toshimicho [= Sogïl]. Compañero de escuela de Takamori. Samurai, estadista. El golpe de estado le aclaró que la reconciliación era imposible. Luchó por la igualdad. Participó en la misión Iwakura (una vuelta al mundo iniciada en 1873, para nenociar tratados y recopilar información, liderada por cuatro ministros ayudados por un centenar de estadistas y estudiosos). Frenó la invasión a Corea. Tras la derrota de Satsuma fue considerado un traidor y asesinado por Shimada Ichiro. [La misión de los aventureros debía empezar por contactar con Sogïl, amigo de la infancia de Ärulen -y, por tanto, con al menos cinco milenios de edad- que apoyaba la paz entre las partes. El supuesto asesinato de Ärulen le hizo entrar en guerra, algo que los jugadores debían intentar antes, aunque no tuvieron éxito. Dejé el asesinato para una sesión posterior, o para una posible nueva visita a Lustal].

Kido Takayoshi [= Qidoël]. Hijo de un doctor. Espadachín y barquero. Contacto entre el shogun y los radicales imperialistas. Transferido por sospechas de contacto con intervencionistas. [Concretamente, fue Ärulen el que inició este contacto]. Involucrado en un golpe, tuvo que esconderse en casa de una geisha, que acabaría siendo su esposa. [En lugar de un golpe, fue por la purga de intervencionistas]. Aliado con Takamori en 1866. Su posición posterior fue la de mediar con los radicales. [Habida cuenta de que la errónea identificación entre geisha y prostituta sigue demasiado presente, decidí incorporar un detalle a la cultura lustalí: los jóvenes albos -hasta dos o tres siglos de existencia-, particularmente si son familiares de un miembro del Consejo -y, por tanto, de rancio abolengo- suelen tomar a una persona de compañía -entiéndase que independientemente del sexo de uno y otro-. Esta persona de compañía no es considerada su pareja oficial, y los posibles hijos de esta unión no son considerados herederos salvo si así lo desea el joven, y aún así estarían detrás de los hijos «oficiales» en cuestiones sucesorias y de herencias. El joven tomará más adelante matrimonio, con un carácter más político que amoroso]. [En la partida, una de las misiones del grupo era encontrar a Qidoël, que seguía escondido. Ärulen podría así retomar el contacto con los imperialistas, para que rompieran la alianza con los aislacionistas].

Sakamoto Ryoma [= Ryond]. Samurai mercantil [es decir, ascendió al Consejo comprándole el puesto a una familia empobrecida]. Espadachín. Imperialista, luego convencido de la inutilidad de luchar contra Occidente. Crucial en las negociaciones que llevaron a la renuncia de Tokugawa. Asesinado, tal vez por un miembro de los Shinsengumi. [Ryond podría conducir al grupo hasta Qidoël. Lamentablemente, se retrasaron un poco, por lo que fue asesinado por Aelïr. Como luego se demostró, la muerte de Ryond también les sirvió para encontrar a Qidoël].

Shinsengumi (= Kilmeavinyali, traducción al lustalí del nombre japonés, «grupo de nuevos elegidos»]. Una suerte de policía paramilitar [que apoya a los aislacionistas]. Kiyokawa creó a los Roshigumi para los imperialistas. Trece de ellos desertaron y formaron el nuevo grupo. Se les pidió proteger Kioto, pero sus acciones imprudentes causaron que el grupo fuera temido. El líder era Kondo Isami [= Qilsaën]. Decapitado tras la guerra como responsable de la muerte de Sakamoto. [En la partida lo convertí en el líder de los aislacionistas, por lo que en cierto modo identifiqué a los Kilmeavinyali con una facción radical dentro de los aislacionistas]. Otro de los Shinsengumi famosos fue Okita Soji [= Aelïr Hojamarga]. Maestro de esgrima. Sonriente. Técnica 'espada sin luz'. Murió de tuberculosis. [En la partida, fue quien eliminó a Ryond; poco después, moría a manos de los aventureros. Como miembro de la familia enemiga de uno de los personajes, su presencia servía para aclarar un poco quiénes eran «los malos» desde su punto de vista].

Ishin Shishi. Mercenarios y espadachines, contratados o reunidos para frenar a los Shinsengumi. Entre ellos destacaban los cuatro hitokiri (y entre ellos la figura de Kawakami Gensai, en la que está basado el protagonista de Rurouni Kenshin). [El papel de este grupo era realizado, salvando las distancias, por los propios aventureros].

[Como puntos posteriores a la trama inicial (en la que el grupo simplemente debía encontrar a los viejos contactos de Ärulen), había pensado jugar en modo rol la batalla de Toba-Fushimi. Eso significaba realizar diversas acciones bélicas secundarias (tomar una colina, destruir unas máquinas de guerra, etc) mientras la batalla se desarrollaba como telón de fondo. Ya lo he hecho un par de veces y ha sido una grata experiencia. Sin embargo, la presencia ese día de nuevos jugadores me hizo modificar esa intención, y el final de Qilsaën y del bando aislacionista fue menos épico, ya que el grupo de aventureros tuvo que internarse en su fortaleza y acabar con él a escondidas].

Como habrán podido ver, esos detallitos biográficos permiten crear PNJ con el suficiente trasfondo como para aguantar una campaña, o al menos una serie de aventuras que puedan sacarle un mayor jugo al asunto. Yo tuve que conformarme con exponer algo superficial, ya que esto no es más que un breve episodio en el viaje del grupo hacia el norte, y aún así fue bastante grato darle esa vuelta de tuerca que añadía los conceptos de fantasía y de nación alba a una serie de eventos tan interesantes.

Espero que les haya resultado entretenido o, incluso, que puedan usar algunas ideas para sus propios personajes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario