Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania, novela en construcción

Mayo en el taller


Esta entrada llega con algo de retraso (como todas las que estoy presentando estos días, después de tan largo descanso).

Muchas veces el tiempo que dedico al pintado de miniaturas durante algunas semanas es más reducido, o bien tengo entre manos un proyecto en el que no estoy tomando fotos del proceso. En esas ocasiones, no tengo suficiente material como para hacer una entrada, ya que saldría algo pobre.

Así que se me ha ocurrido realizar algo que he visto en otros lugares: una entrada que recopile el trabajo del mes, incluyendo miniaturas acabadas o en proceso, escenografía, o «lo mejor del mes».

El mes de mayo fue de los más ligeritos, y sólo acabé una miniatura.

Se trata de la figura en plástico de un trol, parte de un juego muy viejo que tal vez algunos recuerden, La leyenda de Zagore. Lo difícil fue conseguir resaltar o crear de cero una textura en el malísimo plástico rojo de la miniatura. En la peana fui poniendo Efecto agua (Citadel), sobre las piedras y hierbajos de césped electrostático. Mezclé un poco de pintura en las capas inferiores y añadí una capa antes de que se secara la anterior, de forma que se han creado burbujitas y un efecto bastante caótico que pasa por ser el suelo fangoso del lugar donde habita este trol de río.


Y además ideé una miniatura bastante original, creada únicamente con piezas de plástico de diversas figuras, y sin utilizar masilla en ningún punto. El goblin fue creado a partir de las piezas de la matriz de goblins nocturnos, y el orco y su jabalí pertenecen a una de las viejas cajas de inicio de Warhammer. Pero la capa está formada con dos capas de arqueros elfos, el arnés del jabalí con tiras de estandartes elfos, y la barda del jabalí (modelada gracias a que el plástico se reblandece en contacto con el pegamento) fue hecha con «retales» de la ropa sobrante del hechicero imperial. He adelantado un poco la pintura, pero como tengo pensado presentarla al III Concurso de Bandua, voy bastante tranquilo.


Finalmente, en mayo preparamos el primer Mini-Tutorial del taller, centrado en el color amarillo. Aquí pueden leer más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario