Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania, novela en construcción

eSdlA, peli vs libro, IV-3: La Puerta Negra está cerrada


En este tercer capítulo del libro IV Sam y Frodo continúan su viaje hacia Mordor, guiados por Gollum. Es una escena breve, con poco peso en la narración.

En el libro:

Después de describir someramente la distribución de las montañas que rodean Mordor, el texto se centra en el desfiladero donde se encuentra una gran puerta de hierro, el Morannon ("Puerta Negra"), protegida por dos grandes torres de vigilancia, llamadas los Dientes de Mordor, y muchos orcos habitando en las cavernas de las laderas.

Sam y Frodo observan desde un borde rocoso, no muy lejos de una de las torres. Comprueban que será imposible entrar en Mordor, y Gollum, aunque primero intenta que Frodo abandone su viaje (y de paso le entregue el Tesoro para esconderlo), acaba confesando que existe otro camino, «más oscuro, más difícil de encontrar, más secreto». Poco después da algunos datos por los que Frodo averigua que se trata del camino que pasa junto a la que fuera llamada Minas Ithil, en ese momento en manos de los orcos. Pero Gollum afirma que existe una escalera y un túnel, que dan a un paso más elevado que el camino de la torre.

Frodo sigue sin decidirse, y echa de menos el consejo de Gandalf. Interrumpe sus cavilaciones la llegada de más tropas a Mordor, procedentes en esta ocasión del sur. Sam se ve defraudado por la ausencia de olifantes entre sus tropas, pero al menos el suceso ha servido para que Frodo se decida: acompañarán a Gollum hacia el sur.


En la peli:

La adaptación de este capítulo se realiza en una escena que lleva el mismo título. Las frases de los tres personajes son calcadas a algunas de las que aparecen en el libro, aunque aquí se ha convertido la decisión de Frodo en una especie de elección que pone a Gollum por delante de Sam. Algo absurdo.

Además, no hay caída que ponga en peligro a los dos hobbits, ya que la llegada de las tropas (cuya descripción es más parecida al aspecto de los haradrim en la película) sólo es vista desde lo alto. Pero supongo que sin eso la escena gana algo de fuerza en la pantalla.

El aspecto visual es impresionante, y aunque lo construido por Sauron consistía en un parapeto de piedra cuyo único acceso era una puerta de hierro, el aspecto de la Puerta Negra resulta apabullante. Un acierto, salvo por los trols que manejan el mecanismo. Entiendo que son olog-hai (la raza de trols creada por Sauron mediante reproducción selectiva), ya que no se convierten en piedra de día. Y las fuerzas de Mordor no malgastarían unas fuerzas de élite en realizar esa tarea (ni creo que lo aceptaran). Además son demasiado grandes, y su fuerza está desproporcionada (no quiero ni ponerme a calcular el peso de esa puerta).

Pero por muchas pegas que le ponga, la escena está bien trasladada.


El próxima día podremos oler Hierbas aromáticas y guiso de conejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario