Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania

Lustal, lugar seguro después de todo

Las Garras del Fénix, que habían conseguido vencer a la escuadra de imperiales, se han hecho también con los objetos del Santuario de Hurion. El rúnico al final trató de huir accediendo al Plano de la Sombra, pero Grar fue más rápido y lo eliminó. Bueno, únicamente le hirió en la médula, pero el imperial gastó sus últimas energías en lanzar una Maldición sobre él. (Todo el mundo se ha dado cuenta de la letra mayúscula en Maldición, ¿verdad?).
El guerrero de la escuela de aire, sin embargo, se mostró solícito, y, ante la dificultad que siempre trae un prisionero, juró "portarse bien". De momento ha cumplido su palabra, y las Garras le han devuelto el favor al no desenmascararlo frente a los albos. Y es que el grupo de héroes ha conseguido llegar a Lygra, una de las mayores y más bellas ciudades de Lüreon. Desde la ciudad salió una patrulla de jinetes, que les custodiaron hasta una mansión, ante el relativo y controlado asombro de los viandantes. El propio dueño de la casa, que les había dado la bienvenida, se encargó, tras hablar con el resto del consejo, de encomendarles una misión: investigar si, como creen, los imperiales se preparan para un ataque, ya que han sido vistos exploradores en las colinas cercanas a la ciudad.
En ese lugar se emplazaba siglos atrás un monasterio duergo, lugar donde podría comenzar la exploración. Antes de llegar, sin embargo, el grupo atravesó un estrecho paso, protegido por un par de torreones cuya puerta central había caído. ¿Quién o qué ha atravesado las colinas? ¿Estaba la pequeña fortaleza protegida por tropas, o fue abandonada hace tiempo?
Siguiendo a una criatura vista fugazmente, se internaron en las entrañas de la montaña, donde descubrieron un maligno lugar, emponzoñado con el flujo de Volegar, el Exiliado.
Grar, que al parecer ha creído que puede "absorber" las almas de poderosos demonios sin temer las consecuencias, ha quedado con un brazo inútil al tratar de luchar contra un ser primigenio. Vaire y Vilem, por su parte, han sido infectados por algún tipo de espora liberada por las flores de un árbol demente, alimentado durante generaciones por las aguas pútridas del Kaos. El grupo al completo se encuentra atrapado en aquel lugar, alejado del mundo civilizado y olvidado por los mismos dioses.
Entonces, ¿qué lugar es éste? ¿Tiene algún tipo de relación con la caída del torreón? ¿Y con el motivo que les ha llevado allí?

No hay comentarios:

Publicar un comentario