Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania, novela en construcción

Guardia de Lompûr: Borthri

La Guardia de Lompûr fue un grupo formado por seis duergos que llegaron a Canalburgo por diversas razones y tuvieron el honor de ser nombrados guardaespaldas del Sumo Sacerdote del Herrero en CS 5043. Fue una pequeña idea para darles a mis jugadores unos personajes secundarios y vivir algunas aventuras en paralelo a las que tenían lugar con el grupo de las Garras del Fénix.

A continuación expongo el trasfondo de uno de ellos (porque puede ser interesante para usarlo como PNJ), luego su historia con el grupo (incluyendo cómo lo interpretaba el jugador), y finalmente la miniatura que pinté hace poco para representarlo (a pesar de que hace mucho que la Guardia de Lompûr dejó de serlo).


Borthri

Si los duergos son buenos en el arte de crear objetos en su forja, Borthri (duergo narigudo nacido en Kalmatadûl en CS 4981 {tiene 62 años}) es un maestro a su corta edad. Un duergo generalmente realiza su gran obra en la vejez, y generalmente vive sólo unos pocos años más; Borthri ya ha construido al menos tres armas y una armadura que podrían llegar a denominarse legendarias en un futuro. Pero Borthri les parece a los desconocidos un poquito «ido»: en ocasiones (generalmente después de profundas reflexiones interiores en las que no hace caso a nada del exterior) alza la cabeza y estalla en carcajadas, poniéndose luego a hacer planos con un ritmo febril. Además, aboga por el uso de una ingeniería poco ortodoxa, motivo por el que duergos más tradicionales lo critican; es por esto que viajó a Canalburgo (la ciudad del comercio) para seguir con su trabajo sin interrupciones. La vida en esta loca ciudad, y su todavía impresionable juventud, causaron en él cierto desasosiego y le marcaron profundamente con una pequeña obsesión por el dinero (ganado con sudor, por supuesto).

El jugador que interpretaba a Borthri se basó en las dos ideas básicas que subyacen a este trasfondo: su juventud y su amor por la ingeniería. Así, intentó huir del estereotipo de enano huraño (algo importante, habida cuenta de que el resto del grupo también eran duergos), y se mostraba generalmente feliz e impulsivo. Además, buscaba cualquier excusa para diseñar algún tipo de aparato, como cierta especie de periscopio para poder luchar contra gorgonas sin acabar hecho una estatua. Pero todo eso no le libró de su fin: Después de atravesar las primeras dificultades en el peligroso viaje hacia Pandemonium, el grupo, que todavía no había tenido bajas, se puso en el punto de mira de un demonio de sombra. En el segundo de sus encuentros con la criatura, y en una escena algo dramática en la que el ser lo tomó a modo de escudo humano, Borthri acabó su breve vida con el cuello cortado. Una pérdida enorme.

De la miniatura no estoy particularmente orgulloso, excepto porque me costó muy poco tiempo pintarla. Mantuve la combinación rojo oscuro y azul neutro de las Garras, para que quedara indefectiblemente unido a Lompûr, y el pelo rubio quiere acercarlo a la imagen de arriba. El metal del casco no está mal, pero lo mejor creo que es el tono de piel. La capa de pelo tenía un acabado bastante malo, y la verdad es que es posible que la trenza me la haya medio inventado en el proceso de pintado.







No hay comentarios:

Publicar un comentario