Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania, novela en construcción

Jarad a caballo (Archaón mod): montura

Cuarto día, y paso a una de las partes de la figura más llamativas, a la que siempre debe prestarse un cuidado especial. Muchas veces el pintado de los caballos es delicado porque quedan bastante falsos. Hay que escoger muy bien los colores, y difuminar bastante (o aplicar lavados para disimular en lo posible los saltos en el degradado).

Anteriormente, había comenzado ya con el pintado del caballo. Había decidido intentar imitar el color de un palomino. Como verán por las siguientes imágenes, sacadas de la red, el tono exacto puede variar desde un color crema a uno más bien pardo. Eso me daba un poco de margen de error. Las crines, la cola y los largos pelos de los menudillos serán de un color entre blanco y rubio manchado. Durante todo el proceso, intenté acercarme al animal de la primera foto, que además al estar rampando me daba ya una idea de dónde colocar los diferentes tonos en la miniatura. Fíjense, por ejemplo, en la variación de tonos de la pata delantera derecha, justo en el centro de la imagen.




Tomadas las referencias, había ya dado algunas capas: una base de Carne oscura (And), seguida por dos capas de luces muy ligeras añadiendo un poco de Carne élfica (Rac). Finalmente había creado unas sombras profundas mezclando al color base Marrón gun corps (P3).


En este punto retomo la pintura del caballo. En primer lugar mezclo Carne oscura (And) y Marrón mochila (P3) para repintar todo el proceso de luces, tapando un poco también la línea de sombra profunda. Voy añadiendo poco a poco Carne élfica (Rac) a la mezcla, pintando áreas cada vez más pequeñas, y luego paso a añadir Blanco Noësis (Rac). Cuando ya estoy en un tono demasiado claro (ha dejado de ser crema), me pongo a retocar las sombras. Para ello voy fundiendo los dos tonos que tenía con la misma mezcla de la vez anterior (Carne oscura y Marrón gun corps), pero mucho más diluido. Éste es el aspecto en este punto. Si se dan cuenta, ya tengo el difuminado de la pata que antes les he comentado.


Sin embargo, las transiciones son demasiado fuertes. Así que aplico una veladura con Carne oscura (And) muy diluido. Doy un par de capas de este lavado que tiene por objeto oscurecer las zonas más claras, de tal manera que el tono blanquinoso al que había llegado se desvanece). He perdido muchas luces, pero el difuminado lo agradece (fíjense por ejemplo en la musculatura del cuello).


Ahora toca recuperar las sombras y luces, así que vuelvo a repetir los pasos anteriores, aunque con la pintura más diluida y sin llegar a añadir tanto blanco. Por otra parte, en lugar de comenzar con una mezcla de Carne oscura (And) y Marrón mochila (P3), sustituyo este último por Hueso deslucido (Cit). Si se dan cuenta, el difuminado de la pata vuelve a estar ahí, pero mucho más suave que hace dos pasos.


Finalmente intensifico las luces, llegando de nuevo al color crema, pero en áreas mucho menores que antes. La diferencia que pueden ver en los tonos es simplemente por la iluminación que llega desde la calle, pues en esta parte del pintado ya es por la tarde.


En las siguientes imágenes vuelve a suceder lo mismo: ya es de noche, y sólo tengo la fuente de luz del flexo. Ciertamente, están más cerca del color real de la mini. También he pintado los ojos. {Un par de días después, no muy convencido del resultado, los repintaré) y las crines (y cola y demás). En este último caso inicio con una capa base igual que las últimas luces del resto, un color muy cercano al Carne élfica (Rac). Luego añado blanco y hago un resaltado, y otro más con blanco puro. En este punto creo que quedan demasiado claras, pero esperaré a pintar el resto de partes de la mini para comprobar que no se llevan demasiada importancia en una mirada general. {Efectivamente, algunos días después haré algunos lavados con Piedra de Dheneb (Cit), pero ya lo veremos}. Después de cuatro o cinco horas de trabajo, por hoy basta.




No hay comentarios:

Publicar un comentario