Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania, novela en construcción

Vuelta a la normalidad

Simplemente, un pequeño aviso.

Después de la semana monográfica sobre el pintado de la figura de Jarad a caballo, durante los próximos días volveremos al ritmo normal de publicaciones variadas. Vuelven los artículos de opinión, vuelven las reseñas, y por supuesto regresan las entradas sobre rol. Intentaremos también reiniciar nuestras excursiones senderistas, que durante el año pasado quedaron bastante olvidadas.

No abandonaremos sin embargo el mundo de las miniaturas, sobre todo ahora que hemos puesto en marcha un servicio de pintado. Pueden ver más información sobre ello en las diferentes páginas cuyos enlaces aparecen bajo la cabecera del blog, y también en nuestra nueva página de Facebook: Taller Creativo de Antagis.

Pero, de momento, mañana volveremos con el tema de los estilos literarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario