Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania, novela en construcción

Las Garras del Fénix en 28 mm

Hoy les traigo las imágenes de las miniaturas que usamos en nuestras partidas, por fin completamente pintadas. {En realidad, aún falta el personaje de una jugadora que, por motivos laborales (buenos motivos son ésos) va a dejar nuestra mesa durante un tiempo. Y, por supuesto, también quedan por pintar la mascota del grupo y algunos PNJ de cierta importancia. Pero el núcleo de jugadores actual tiene ya las minis de sus personajes terminadas}.
 
En todas las siguientes fotos, pueden pinchar para poder verlas un poco más grandes. (Y así es como se ven los fallos).

En primer lugar Jarad, que es la última que he terminado. Se trata de la miniatura de Ulli, uno de los mercenarios de Mordheim. Le he cambiado la cabeza del martillo por la de un hacha, le he añadido una garra o colmillo de un animal realmente enorme y le he cambiado la cabeza por una de la matriz de plástico de hechicero imperial, realizando el pelo con masilla. Al pintarla, he logrado que el torso (oscuro sobre fondo claro) quede mucho más estilizado que en la original (que pueden ver aquí al ladito).

El segundo es Vilem, al que he cambiado de posición los brazos (corta-pega en un ángulo a la altura de los antebrazos) y he repintado algunas zonas. La mini original es de un capitán imperial o algo así, con cabeza y brazos de diferentes matrices de plástico.







 

El tercero es Grar, cuya mini es una de las varias de Aragorn, a la que simplemente le hice una enorme mochila con masilla.












El cuarto es CB, un Custodio de la Palabra de Antim, renegado del poder imperial que, al parecer, no desea dar a conocer su nombre. La miniatura es la de Boromir, sustituyendo el cuerno de Gondor (turuuu) por una mano de la matriz del hechicero imperial. Y como parecía no tener cuello, le hice una burda bufanda con un poco de masilla.

 






Quinto, sexto y séptimo son Vaire, Nali y Taffel, a quienes ya vieron en esta entrada. Sólo he retocado algunos desperfectos y he vuelto a barnizar para eliminar brillos, aunque en el caso de Taffel he repintado la capa.


Y un par de fotos de grupo. Aquí es más evidente que cada personaje es de su padre y de su madre, pero el rojo y el azul se combinan de diferentes maneras para mantener un poco una especie de "coherencia de unidad". Creo que así se refleja que las Garras forman un grupo unido, a pesar de sus diferentes orígenes.

4 comentarios:

  1. Míralos que monos y bonicos todos. Qué diferencia de aspectos (y yo que lo sé, de capacidades).

    Mira al bueno de Vílem con una espada flamígera más grande que él.

    Lándeeeeeer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya; es lo que sucede cuando juntas piezas de minis diferentes para montar algo lo más parecido posible al personaje.

      Eliminar
  2. Gracias por recordarme la ingente cantidad de miniaturas que tengo por pintar ¬¬

    Muy chulas :). Me resulta raro ver que Aragon parece de la misma escala que el capitan imperial, pensaba que las minis de LoTR eran 25mm

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, las minis de LoTR son un pelín más pequeñas, pero eso se nota sobre todo en las figuras de tropas, mientras que en el caso de los héroes determinadas poses hacen que la mini pueda estar sin problemas junto a las de Warhammer. De hecho, en el caso de la figura de Boromir (el personaje de CB) la mini es sensiblemente menor.

      Y bueno, yo tengo una pila de figuras por pintar con las que, si las pusiera en línea recta, podría llegar a la estación espacial. Pero creo que ése es un mal muy común...

      ¡Gracias por comentar!

      Eliminar