Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania, novela en construcción

Reseña: Lord Soth


Edo Van Belkom es un escritor canadiense nacido en 1962. Trabajó como periodista hasta los treinta años, momento en el que pasó a dedicarse en exclusiva a la escritura. Su obra está centrada en el amplio campo que incluye la ciencia ficción, la fantasía, el terror y el misterio. Además de publicar más de 140 historias en diversas revistas, de su mano salieron diversas obras de mayor enjundia, aunque pocas de ellas están traducidas a nuestra lengua. Entre ellas, destaca la serie conformada por Wolf Pack, Lone Wolf, Cry Wolf y Wolf Man. Además ha escrito un par de manuales a propósito de la escritura: Writing Horror y Writing Erotica. Hoy nos ocupamos de Lord Soth, una novela ambientada en el mundo de Dragonlance.


Pero poco hay que decir. La obra se ocupa de describir la vida del famoso personaje llamado lord Soth, común a las ambientaciones de Ravenloft y Dragonlance. Comienza con su matrimonio y su entrada a la orden de la Rosa (lo que sucede el mismo día), y va describiendo su caída en la lujuria, así como el momento de locura que conllevará su terrible final. Pero es que todos estos hechos ya aparecen en el relato Un auténtico caballero, obra de Weis y Hickman, publicado en la antología El cataclismo. Por supuesto, aparecen muy resumidos, en forma de complemento o trasfondo a la historia que allí se está contando. El problema es que Van Belkom añade poco más. Se limita a colocar un par de escenas de acción para explicar cómo sucedió todo, y a describir de forma pormenorizada los sentimientos y pensamientos de los personajes. Por otro lado, el lenguaje utilizado, algo anquilosado y solemne en demasía, funciona muy bien para los caballeros; mas cuando todos los personajes hablan igual, incluido el narrador de la historia (un esteta de Astinus, en la ficción), la caracterización pierde sentido.


Me gustaría añadir algo más para ampliar esta reseña tan corta, pero no creo que se merezca ni mi tiempo ni el suyo.

2 comentarios:

  1. No me importa leer novelas de franquicia, que como lectura ligera hay unas cuantas muy dignas, pero esta no parece ser precisamente una de esas.

    No he leído demasiado de la Dragonlance (las crónicas y las leyendas, más algún que otro libro suelto), siempre he sido más de Reinos Olvidados ¿Crees que se puede comparar en conjunto lo que se ha escrito sobre uno y otro entorno? De Reinos hay algunas decentes, pero también su cuota de bazofia. Lo mismo que en Dragonlance, supongo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que unas y otras dependen mucho más del autor que de la propia ambientación. Hay novelas con tramas interesantes y bien escritas en un lado y en otro, aunque es cierto que en Dragonlance podríamos decir que los mejores autores (aunque esto también depende del lector) son los que escriben la trama central, obra de Weis y Hickman. Por su parte, Reinos Olvidados adolece de la ausencia de una línea central, aunque es innegable que el autor más conocido es Salvatore, capaz de usar una trama de lo más simple y convertirla en una lectura amena y "palomitera". Sin embargo, con otros autores puedes llevarte una sorpresa (agradable o no, nunca se sabe).

      Eliminar