Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania, novela en construcción

Desencajando premios


Como algunos ya sabrán, tuve la suerte de conseguir el primer puesto en el concurso de cofradías organizado por Last Bullet Games para su juego Círculo de Sangre. Y por una dulce coincidencia, hoy, día de mi cumpleaños, me ha llegado el envío con mi premio. Así que he pensado compartir el «unboxing» con ustedes.


El concurso estaba patrocinado por Avatars of War, así que los premios estaban formados, por supuesto, por algunas de las fantásticas miniaturas de esta firma.


En concreto, el primer premio estaba compuesto por estas tres, que ya están en casita.


En primer lugar el sacerdote de guerra, creado por Félix Panigua. Como verán se compone de varias piezas que pueden dar lugar a diferentes versiones de la misma miniatura. Además de disponer de dos opciones para la cabeza y dos para cada mano, la capa puede no incluirse en el montaje.


Luego tenemos a un hechicero de la pestilencia, obra de Sergio Lafuente. Incluye un familiar y tres opciones de cabeza.


Y por último un enano veterano (Campeón de Hierro), de nuevo de la mano de Panigua, que me sorprende por su ausencia de rebabas.


Y eso es todo. Espero poder pintarlos en breve, y que ustedes lo vean.

Gracias a Last Bullet Games y, por mediación de ellos, a Avatars of War por hacerme sin querer este regalo de cumpleaños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario