Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania, novela en construcción

Mini-Tutorial: ideas para peanas


La decoración y el pintado de las peanas mejorará siempre la presentación de nuestras figuras. Y no hablo únicamente de esas preciosas peanas escénicas, sino también de las bases pequeñas más habituales.

Hoy he tomado algunas de mis minis para mostrar algunos ejemplos de lo que puede hacerse con muy poco trabajo. En algunos casos, la tarea será excesiva para un ejército completo, pero unidades, bandas, o figuras individuales, pueden quedar mucho mejor con un poco de tiempo adicional.

Lo habitual, lo más visto, y lo más sencillo, es aplicar gravilla o arena de modelismo a toda la base, y luego, como mucho, poner un poco de césped electrostático.


Naturalmente, la arena suele pintarse con diferentes tonos terrosos. Lo primero que aconsejo es ir jugando con los colores, intentando que la peana se adapte un poco al ambiente general de la figura. Debemos recordar que existen muchos tipos de suelos. Además, esta primera forma de peana puede decorarse un poco añadiendo algunos detalles que, en el caso de figuras con cierta importancia (capitanes, portaestandartes, etc), los hará destacar sobre el resto. Por ejemplo, la siguiente peana, que puede servir como un marcador o, incluso, como un no-muerto completo, está formada por una lápida (creada con un trozo de escudo de plástico) y un montoncito extra de gravilla.


La colocación de algunas piedras puede simular que el personaje representado por la figura se mueve por unas ruinas. En el siguiente caso, se creó una especie de falso sendero de losas rotas, con la adición de una piedra que modifica la posición de la figura.


Hemos hablado de pintar la arena de modelismo, pero algo que también podemos hacer, y que no suele verse muy a menudo, es pintar el césped electrostático. Eso logrará ambientar todavía más la miniatura. Por ejemplo, en la siguiente figura, pintada con colores cálidos, el verde vivo del césped destacaría demasiado. Así que se «tiñó» usando tonos ocres {Piel de alimaña (Cit) y Ocre Tau (Cit)}.


Un trozo de corcho también puede hacer destacar una miniatura, como todo lo que es elevado levemente del suelo. Además, el perfil del corcho roto simula muy bien cierto tipo de piedras, por lo que no es necesario nada más. Y para añadir mayor detalle, algunas cerdas de pincel o de un cepillo de dientes pueden hacer el papel de matas de hierbajos. En la siguiente imagen pueden ver una combinación de estos elementos.


También podemos colocar nieve o agua en la peana, usando para ello los diversos productos disponibles en diferentes marcas de pintura o modelismo. La nieve es en general más sencilla de utilizar, y considero que la clave es no pasarse con el efecto. Para el agua, todo lo que necesitaremos será un hueco donde aplicar el material. En la siguiente miniatura (que está aún incompleta) se ha colocado la peana del revés, y en el hueco se ha aplicado una capa de gravilla, creando unos bordes irregulares. Una vez pintada, hemos añadido el Efecto agua (Cit).


Dejando de lado la gravilla, podemos decorar las peanas con otros materiales para representar otros tipos de suelo. En la siguiente imagen han sido usados recortes de cartulina para crear un suelo enlosado.


Los fragmentos de madera de balsa (como los palitos de los polos) vienen de perlas para crear un suelo de madera, como el de una taberna o un barco.


También podemos simular un material directamente con nuestros pinceles. En la siguiente imagen hemos intentado representar que la roca está completamente rodeada de agua, creada con diferentes tonos de azul y algo de blanco. Es importante simular también una línea de humedad donde siempre aparecen mohos verdosos.


Y, por último, siguiendo con los terrenos pintados, podemos recrear una superficie de mármol, donde además tenemos una gran variedad de colores para elegir. En la siguiente imagen, se ha tratado de copiar los dibujos que aparecen en el mármol rojo, repleto de vetas blancas.


Todo esto son sólo ideas y ejemplos. Las posibilidades de combinación y pintado son prácticamente infinitas. Me he centrado en las figuras de fantasía por ser lo más habitual en mi mesa, pero lo dicho aquí sirve también para otras ambientaciones. Verbigracia, un césped electrostático de color rojo brillante sobre una gravilla de tonos azulados puede hacer que nuestras tropas futuristas destaquen mucho más. Una alcantarilla hecha con alguna lámina de plástico, o una acera de cartón, puede servir en un juego de zombis. Y así, podríamos seguir ad nauseam.

No hay comentarios:

Publicar un comentario