Mekania no parecía desde la distancia una ciudad que pudiera competir con las grandes metrópolis de Lüreon. No contaba con la gloria histórica de Videços, ni convivían en ella tantas culturas como en Canalburgo; no poseía la monumentalidad de su vecina Antagis, y ni siquiera la ceñía muralla alguna. Para su defensa, los mecanienses confiaban en lo escarpado del promontorio sobre el que, en tiempos remotos, los primeros alanos habían decidido fundar Lôj Megäniya, el Cerro del Pino Negro.
Sonata de Mekania, novela en construcción

Reseña: Runas

Joanne Harris, autora británica nacida en el 64 y dedicada a la educación, posee en su haber un puñado de novelas. La más famosa es Chocolat, cuya adaptación cinematográfica fue protagonizada por Johnny Depp y Alfred Molina. Hoy les traigo unas palabras sobre Runas (Runemarks en el original), una novela juvenil de corte fantástico aparecida en 2007. Su secuela del 2011, Runelight, no ha sido traducida al castellano; mas su lectura es innecesaria porque la narración de Runas concluye satisfactoriamente y deja sus tramas cerradas.

El proceso de creación de Runas es largo, y merece ser comentado. Cuando Harris contaba con sólo 19 años escribió una novela de unas 1000 páginas, titulada Witchlight, que ninguna editorial deseaba publicar. Años después, la autora le leyó la historia a su hija, que estaba tan encantada que "exigió" que la reescribiera hasta que fuera de su gusto. Con la fama lograda por sus otras novelas de su parte, la remozada obra vio la luz por fin, 24 años después de ser creada.

La historia está ambientada en un continente rodeado por un vasto océano, restos de las tierras nórdicas tras el Ragnarok. Los dioses escándinavos están muertos o se han ocultado, y el mundo es regido por el Orden, un régimen totalitario, puritano y austero, que elimina cualquier peligro proveniente de las runas, una suerte de tatuajes/marcas de nacimiento con las que personas y animales nacen de vez en cuando. En una aldea muy alejada de la capital del Orden se desarrolla la vida de Maddy, una descastada que utiliza ciertos poderes extraños (eenseñados por un tuerto errante) para proteger a los suyos de los trasgos.

En este original trasfondo, se inserta una historia ya muy manida (aprendizaje del joven con poderes que lo hacen superior y distinto a los que le rodean). Sin embargo, Harris logra que el resultado sea fresco e interesante. Por poner otro punto negativo diré que la parte central (el nudo de la historia) cuenta pocas cosas, y está únicamente ocupado por el movimiento de personajes de un lugar a otro. Pero ello se suple de forma excepcional por un inicio absorbente y un final rápido que va saltando entre los diversos frentes que ha conseguido proponer. El lenguaje utilizado (ya saben que aquí influye el buen hacer del traductor) es francamente muy bueno, algo que se agradece en una historia que puede ser leída por jóvenes o adultos por igual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario